Para una mujer que a sus 20 años estudiaba Diseño de Modas lo lógico era que las pasarelas la empezaran a seducir, aunque en este caso Isabel lo hizo más por ganar dinero extra que por algún afán de figurar. Y ella lo tenía muy claro, porque al cumplir 26, aburrida de desfilar en vestidos de baño y posar en ropa interior, se arriesgó a dejar su natal Medellín para ir a Bogotá y prepararse en lo que más le apasiona: la actuación. Ahora, con 28 años a bordo y la experiencia que varios cursos le han dejado, Isabel lo está logrando como actriz. Ha tenido la oportunidad de ser alumna de Vicky Hernández y Alejandra Borrero y de prepararse en las tablas, lugar donde según ella se forja un verdadero actor.

El teatro le ha sentado muy bien. Como estudia todos los días de siete a diez de la noche, eso le deja el día libre para que vaya al gimnasio y asista a clases de baile (le encanta la danza árabe y el flamenco), razones lo suficientemente valederas como para justificar el cuerpazo que se manda. Pero no se siga antojando e ilusionando: Isabel tiene un novio con el que lleva casi dos años. En todo caso, y para aquellos que insistan en conocerla, les damos un par de tips: primero, le encanta la rumba electrónica y, segundo, ella es adicta a Internet. Tampoco le vamos a dar su correo electrónico, pero sí le podemos decir que sus sitios favoritos son Cha Cha y Penélope. Mientras tanto, solo queda esperar que salte pronto a la pantalla chica, para así poder verla más a menudo.

Contenido relacionado

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.