La garota de Belo Horizonte

Si Toquinho o Vinicius de Moraes hubieran visto a Isabelle Fontes, habrían pasado dos cosas, una detrás de la otra: primero, que la habrían amado en un instante y, segundo, que hoy media humanidad estaría cantando algo llamado La garota de Belo Horizonte que es donde nació Isabelle, la bella de Belo. Noventa de busto, ojos café, sonrisa perfecta y mucha, mucha sensualidad son solo algunos de los muy fuertes argumentos de esta mujer que los brasileños conocieron primero en campañas publicitarias de la marca Häagen-Dazs y Pepsi. Vino luego la procesión de portadas de las que hasta ella perdió la cuenta. Pisa fuerte en el modelaje de Miami, pero la van a perder pronto: quiere ir a Nueva York a estudiar actuación. Hará un buen papel. El mejor. El más belo.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.