Hay un rumor: Nataly no fue Señorita Cartagena 2006 —visa al Reinado Nacional de la Belleza— por su condición social. Crecida lejos de la aristocracia de la capital de Bolívar, la mujer de 21 años no estaba en capacidad de costear los gastos del evento y, además, el comité de belleza de la ciudad quería que la elegida fuera nacida en cuna de oro. El hecho nunca se confirmó, pero una rara sensación quedó en el aire. Ser reina era su sueño de infancia, pero después del incidente jura que no volverá a intentarlo (y la verdad, no creemos que pueda luego de que Raimundo vea estas fotos). 1,77 cm de color y formas es su arma más evidente, pero no la única. Está en noveno semestre de Artes Plásticas y cuando termine quiere estudiar Arquitectura o Antropología.

Lectora voraz, le encanta Umberto Eco. Es fanática del cine (no de la típica cinta de Hollywood, aunque también ve de eso). Asiste a ciclos de cine arte, especialmente si es alemán, francés o español. Pocas fantasías masculinas ocurren en un evento de este tipo, pero con ella en una sala de cine, cualquier cosa podría pasar.

De niña se escondía e imitaba a las modelos que veía por televisión. Y si el sueño de ser reina no se le cumplió, el de ser modelo, sí. Su debut se produjo en 2003 en un desfile de Hernán Zajar y desde ese día nadie pudo dejar de mirarla. Es evidente, la belleza habita en Nataly, dentro y fuera de ella; es una lástima que los miembros del comité no se hayan dado cuenta. Colombia perdió una reina, pero ganó una modelo que dará de qué hablar. Mientras tanto, nuestros lectores se ganaron una mujer con quién soñar este mes.

Contenido relacionado

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.