Opciones de personalización
Predeterminado Oscuro Imagen

Publicado 2011-06-17

Agnes Desplechin

Por Fotografías Álex Mejía

Esta diseñadora de modas nació en el sur de Francia, pero vive en colombia desde que era una niña. SoHo la llevó a la sabana de bogotá, que le recuerda los paisajes de la campiña francesa, para que mostrara completo su 1,81 m de belleza. Y lo hizo.

Agnes Desplechin. Fotografías Álex Mejía
Agnes es otra de esas bellezas extranjeras que llegaron al país hace años y gracias a Dios no se ha querido ir. Pero una cosa la diferencia del resto: “Ya estoy acostumbrada a que me empeloten”. Tras pronunciar una frase tan provocadora, esta francesa de 32 años pide que no la malinterpreten, pues asegura que no cualquiera es capaz de quitarle la ropa: solo su novio, una buena exposición de fotos como la que realizó hace poco con el fotógrafo Mauricio Vélez o la cámara de su amigo Álex Mejía para SoHo.

Hija de un ingeniero textil francés y una diplomática de origen argelino, nació en Arcachon, un pequeño pueblo de la costa atlántica de Francia, donde su familia todavía tiene una casa a la que se escapa cada vez que puede. Su papá dirigió varias empresas del sector textil en algunos países africanos cuando Agnes era una niña. Por eso antes de llegar a los seis años a Bogotá, también por un trabajo de su padre, ya había vivido en Camerún, Chad, Argelia y Costa de Marfil.

No recuerda muy bien sus días en África (sus familiares bromean con que las jirafas de las que dice acordarse las vio en un zoológico de París y no en un safari); tampoco su aterrizaje en Colombia. Las imágenes más remotas que se le vienen a la cabeza son en el Liceo Francés, donde estudió hasta que se graduó de milagro, porque reconoce haber sido una pésima estudiante. En el colegio conoció a Alejandra Azcárate, su amiga del alma, su compañera de fiestas y pesares, quien la ayudó a convertirse en toda una colombiana: buena bailarina, con marcado acento bogotano y amante del chicharrón, el chunchullo, el ajiaco y las cocadas. Sin embargo, hay rasgos de muchos de sus hoy compatriotas (ya tiene doble nacionalidad) que no quiere que se le peguen nunca: el chismerío, la corrupción, las envidias entre amigos, la falta de cultura ciudadana…

Tenía 19 años y estudiaba Diseño de Modas en la escuela Arturo Tejada cuando quedó embarazada de su hijo Daniel, quien ya tiene 13 años. Su mamá se enteró de la noticia quién sabe cómo y casi pierde la cabeza. Quería mandarla a Francia para que abortara y se olvidara de tener ese hijo. Entonces Agnes empacó sus maletas y se escapó para Barranquilla, ciudad natal del papá de su bebé, y allá se quedó hasta que su mamá aceptó recibirla de nuevo.

Fue justamente con la Azcárate que montó hace tres años el almacén Cuchitril, donde vendía zapatos que ella misma diseñaba y que terminaron expuestos en tiendas de Ciudad de México, Santo Domingo, Nueva York, Alaska…

De los zapatos pasó a los yogures (sí, leyó bien, yogures). La historia, como todas sus historias, es bastante curiosa: sus papás vivían el año pasado en Puerto Príncipe, Haití, cuando la ciudad fue destruida por un terremoto. Por fortuna a ellos no les pasó nada, pero la vida de la familia cambió por completo. Su mamá trabajaba en la embajada francesa y su papá, jubilado, mataba el tiempo haciendo quesos y yogures. Un hobby que se le convirtió en trabajo después del desastre, cuando decidió regresar a Colombia. Encantada con los productos de su papá, Agnes hipotecó su casa para montar la fábrica de yogures Becasina, “ciento por ciento naturales”, que hoy se consiguen en los principales supermercados de Bogotá. El nombre de la marca está inspirado en una heroína de cuentos franceses para niños que vivía en el campo. “Ustedes crecieron con Condorito; yo, con Becassine”, dice.

Ahora pasa los días entre su casa, la fábrica y su novio, Makoto: un cantante y productor musical con ancestros japoneses y españoles, que nació en Perú y le llega a los hombros, literalmente. Porque a Agnes le ha ido muy mal con los hombres de por acá. Entonces aproveche y trate de hacerla cambiar de opinión. O simplemente relájese y disfrute de estas imágenes en que muestra completo, sin ningún tipo de censura, su cuerpo de 1,81 m en la sabana de Bogotá, su propia campiña francesa.

Vea la galería completa de Agnes Desplechin

Vea el detrás de cámaras de Agnes Desplechin
Revivamos nuestra historia
  • Jenny LópezJenny López
  • Isabela CórdobaIsabela Córdoba
  • Michelle RouillardMichelle Rouillard
  • Carolina BetancourtCarolina Betancourt
  • Andrea la prepagoAndrea la prepago
  • Paola ReyPaola Rey
  • Carla GiraldoCarla Giraldo
  • Carolina BetancourtCarolina Betancourt
  • Alexia GiorgiAlexia Giorgi
  • Margarita ReyesMargarita Reyes
  • Eileen RocaEileen Roca
  • Giosue CozzarelliGiosue Cozzarelli
  • Marbelle Homenaje a los íconos popularesMarbelle Homenaje a los íconos populares
  • Alina MoineAlina Moine
  • Sylvana GómezSylvana Gómez
  • Elodia PorrasElodia Porras
  • Natalia París, un 'after party'Natalia París, un 'after party'
  • PampitaPampita
  • Yanina MendozaYanina Mendoza
  • Patricia UribePatricia Uribe
  • Rita BendekRita Bendek

"

Hay 749 galerias disponibles

Buscar galería: