Nadie le dijo que las fotos para SoHo serían con escasa ropa, así que el día anterior a que se las tomaran se dedicó a comer como si no hubiera un mañana, porque aunque no lo crean, Anasol come como si tuviera múltiples personalidades. Cuando ya era mañana, llegó al estudio con un maletín lleno de ropa que se quedó guardada.

Nació en Argentina porque su padre, un astrólogo aficionado, quiso que el mundo la recibiera en un lugar cercano al sol y que de paso lo llevara para siempre en su nombre. Para una niña, un instrumento tan grande como el piano puede lucir más grande aún, pero Anasol no se amilanó y se volvió maestra en el tema. Durante su adolescencia lo abandonó para dedicarse a la danza pero a los 19 años, casi arrepentida, volvió a lo que sabía era lo suyo.

Ha grabado tres discos, Escorpión de primavera (1999), Astros (2002) y Anasol (2005), siempre con un denominador común: ella escribe todas las canciones. Tanto le gusta escribir que está tomando clases de guión para cine y televisión; dice que va a hacer algo con eso, pero no nos lo quiso revelar por más que le preguntamos.

Pues sea lo que sea que esté planeando va a tener que interrumpirlo durante un tiempo, porque se viene un cuarto disco; saldrá en 2008 con la disquera Scatter Records, con base en Nueva York. Tendrá canciones en inglés y también ritmos latinos, dos cosas que no había hecho hasta ahora, pero que sabe que no le quedarán grandes.

La conocimos rubia, ahora le dio por volver al color natural de su pelo, el castaño. A ella le encanta, a sus amigos también, es ahora el lector quien tiene la última palabra.

Contenido relacionado

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.