Extraña a William Vinasco, pues los otros periodistas deportivos, salvo Carlos Antonio Vélez, le parecen aburridísimos. Jugaba de delantera en el colegio, pero reconoce que aún no da pie con bola y que en esos partidos antes que patear el balón se pateaban unas a otras para limar las asperezas. Incluso para eso sirve el fútbol... Nawal Ayoub se ve dulce y hasta frágil, pero de esto último no tiene nada. No solo se daba pata dura y pareja en ese entonces, sino que con su familia solía jugar fútbol americano. Nunca salió lesionada y en cambio sí lastimó a varios. Guarda con orgullo una camiseta del Brasil de Pelé y una de la Selección Colombia firmada por aquel legendario equipo del Pibe y Rincón. Como ex Señorita Bogotá y ahora estudiante de Publicidad, presentadora de Citytv y modelo, dice preferir a Santa Fe que a Millonarios, pero ser ante todo hincha del Barça de Ronaldinho, su jugador favorito.

Nawal define con precisión el fuera de lugar, dice que la roja directa es causa de un "puñetazo", "patadón", de "alzársele" al árbitro o derribar a un delantero cuando va a meter gol. En lo que sí anda fuera de lugar es en saber la función del cuarto árbitro (no tenía idea de que existiera), en el gol de oro y plata (el uno pensaba que era gol de tiro de esquina y el otro de cancha a cancha) y en la regla de gol visitante vale doble (pensaba que era simbólica y no real). Pero se le perdona todo, porque es de las que van al estadio y juegan fútbol en Play Station. He aquí a nuestra delantera de pierna fuerte y delantera poderosa, la que se enfurece cuando escriben mal su nombre. Nawal, cima de la montaña en árabe y desde donde la Ayoub mira el mundo a sus pies.

Contenido relacionado

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.