¿Fue difícil tomar la decisión de desnudarse?

Al comienzo sí porque soy una mujer demasiado recatada, pero después, cuando me di cuenta de que se trataba de algo muy profesional, me sentí cómoda.

¿Cuáles son sus medidas?

Tengo 100 de cadera, 64 de cintura y 97 de tetas.

¿Estas medidas son producto de operaciones estéticas?

Sí, claro.

¿Y qué operaciones se ha hecho?

Me hice dos liposucciones en todo el cuerpo, me aumenté las tetas tres veces —la primera vez quedaron en talla 34, la segunda en 36 y ahora están en 38—, y me operé la nariz.

¿Y por qué no se operó las tetas de una sola vez hasta alcanzar la talla deseada?

Para evitar un cambio muy brusco y para que mi cuerpo se adecuara poco a poco.

¿Pero desde un principio usted sabía que se las iba a operar varias veces?

Sí, siempre lo tuve muy presente porque siempre me ha gustado ser voluptuosa.

¿Y eso a qué se debe?

Porque me parece que uno se ve mucho más femenina. Si hay algo que diferencie a la mujer del hombre, son las tetas.

¿Descarta una cuarta mamoplastia?

No tendría ningún problema en volver a operarme, pues tengo una obsesión con las tetas grandes. Para mí una mujer sin tetas no es una mujer, y yo creo que si yo no tengo tetas, no existo.

Algún ejemplo de una mujer famosa que tenga unas tetas grandes y se vea muy bien…

Mi mamá. Ella tiene unas tetas espectaculares.

¿Y también operadas?

Obvio, son operadas. Se las operó una sola vez, hace como cuatro o cinco años.

Hay personas que piensan que no hay nada de malo en que las mujeres se operen, y hay otras que creen que mientras más operadas, más 'lobas' se ven…

No estoy de acuerdo porque si les parecen tan 'lobas', ¿para qué las miran?

¿Y cuando usted sale siente que no le despegan la mirada?

Sí, más o menos. Jamás paso desapercibida.

¿Cómo es su relación con su madre?

Aunque tengo dos hermanos menores, yo, por ser la única mujer, siempre he sido muy consentida. Con ella llevo una excelente relación, como de mejores amigas.

¿Y con todo lo que le ha pasado a su mamá, la relación se ha fortalecido?

Desde que mi mamá está en la cárcel solamente la veo una vez al mes y la llamo cada vez que puedo, pero debo decir que ahora estamos más unidas porque necesita mi apoyo y yo el de ella. Estoy a cargo de mis hermanitos, que tienen 20 y 14 años.

¿Cómo evalúa la gestión de su madre en el campo político?

Del uno al cien, excelente; doscientos por ciento. Ella le ayudó al país a disminuir cierto factor de guerra, desmovilizando mucha gente, y les dio la oportunidad a muchos colombianos de que se reincorporaran a la vida civil.

¿Y qué le critica?

Tal vez que se enfrascó demasiado en trabajar por lo mismo y hoy en día está pagando sus consecuencias, y que le entregó un amor acérrimo al Presidente, que la dejó tirada en el camino. Después de haber sido su mejor amigo, hoy mi mamá es como si no fuera nadie en la vida de él.

¿Entonces a su madre la engañaron?

No, cada cual sabe lo que hace. Pero no me parece que la deben estar juzgando por el delito que se la acusa. Ella participó en un vínculo que se salió de contexto y olvidó que su tarea era ayudar a desmovilizar a una gente y a hablar con unos comandantes y se mezclaron, tal vez, sentimientos de amistad.

Ella defiende mucho al paramilitarismo. ¿Usted también lo hace?

Estoy de acuerdo con el paramilitarismo o con lo que fueron alguna vez. ¿Por qué? Porque en cierto momento la gente de bien se cansó de que la guerrilla los atacara y les mataran a sus familias, y como el Estado no hacía nada al respecto, obviamente esa gente tenía que armarse y defender lo suyo.

¿Y justifica sus actos barbáricos y la muerte de tantos inocentes?

Eso es lo que no me gusta y obviamente no estoy de acuerdo con eso. Debían atacar a quienes los atacaban y evitar matar a la gente inocente y cometer tantas masacres. Por eso ellos están pagando sus condenas y están siendo extraditados.

¿Usted se le va a medir a la política?

Sí, me gustaría. Particularmente me llama la atención el Ministerio de Educación, porque el país debe basarse en la educación y en la cultura para fortalecerse.

¿Y a un cargo de elección popular se le mediría o, según la experiencia que vivió su madre, cree que no vale la pena?

No, claro que no. El hecho de que mi mamá esté en la cárcel no quiere decir que haber sido congresista no haya valido la pena. Sí me parece interesante hacerlo algún día.

Mucha gente piensa que las mujeres que son bonitas y tienen buen cuerpo también son brutas. ¿Usted cree que su apariencia la perjudicaría en un posible lanzamiento a un cargo público?

Para nada. Yo creo que ese concepto ya está mandado a recoger. Hay mujeres muy lindas e importantes como Lucero Cortés que es hermosa, y es congresista, y la misma Gina Parody, que tiene su gracia y es senadora.

¿Por qué cree que aquí en Colombia las culturas narcotraficantes y paramilitares casi siempre buscan a las mujeres operadas y voluptuosas?

Ni idea. Supongo que les gustará más el físico que lo que tienen por dentro y solo querrán saciarse de sus cuerpos.

Finalmente, ¿le consultó a su mamá que iba a hacer estas fotos?

Sí, y le pareció muy chévere. Pero lo que no le conté es que iban a ser fotos en topless. Creo que se va a asombrar porque yo siempre he sido tímida y recatada. Ojalá le gusten.

Contenido relacionado

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.