Llegó al mundo en Minneápolis, Estados Unidos, tras 15 horas de trabajo de parto, y a pesar de que la bautizaron María Isabel, todos le dicen Tuti por la frase que la enfermera italo-americana que la recibió repetía una y otra vez: "Let me tutti per me". Así, en itanglish, por decirlo de alguna manera. Lectores pidieron durante mucho tiempo —meses algunos, años los más obstinados— verla en SoHo; sus demandas son ahora cumplidas.

Usted es conocida por su éxito en las pasarelas, ¿por qué se animó a hacer su primer topless?

Es la primera vez que hago unas fotos de este estilo. A pesar de ser modelo y trabajar con mi cuerpo, soy muy penosa, hasta hace poco me atreví a hacer mis primeros desfiles en vestido de baño y ropa interior. Pero como que di el primer paso, me cogí confianza y he ido quemando una etapa detrás de otra. Esta es una más.

¿O sea que estas fotos son una excepción en su carrera o, por el contrario, es una nueva faceta que se abre?

Puede ser vista como otra faceta, pero no es que lo vaya a hacer siempre.

¿Lo repetiría?

Sí.

¿Resultó difícil desnudarse?

Es curioso. Yo en la vida real soy muy desinhibida, me bronceo topless y si hay alguien al lado le digo que lo voy a hacer, pero aquí me inhibí un poco. Afortunadamente estábamos en un lugar desértico y solo me veían el fotógrafo, el asistente y dos personas más de la revista, así que terminó siendo fácil.

Pero el desnudo en su profesión es algo natural, cotidiano…

En el camerino de un desfile nadie tiene pudor, estamos acostumbrados a andar desnudos porque no hay tiempo para pensar quién lo está viendo a uno. Cuando son desfiles mixtos, los hombres se ponen en una pared y las mujeres en otra, y cada quien a lo suyo.

¿Qué dijo su esposo cuando supo que iba a hacer estas fotos?

Lorenzo es mi fan número uno, el primero que me empuja a hacer las cosas.

Entonces no le importa ver a su esposa desnuda en una revista de circulación nacional.

No es que no le importe, sino que no le ve el misterio; no es machista. Yo no estaría con alguien machista.

¿Recuerda su primer desfile?

Fue hace 15 años en Colombiamoda. Nunca lo había hecho, llegué a Informa Models y me dijeron que para la semana próxima tenía que desfilar en diez pasarelas. Fue mi bautizo.

El desfile que no olvida…

El que hice en Colombiamoda con Óscar de la Renta y Carolina Herrera.

¿Y la prenda que más le ha gustado llevar?

Yo he hecho todo tipo de desfiles: ropa interior, informal, vestidos de baño, pero es con ropa de alta costura con lo que mejor me siento.

¿En qué piensa cuando atraviesa una pasarela?

En nada. Lo he hecho mil veces, pero siempre estoy muerta del susto. Me echo la bendición y arranco; no veo nada, ni siquiera a los de la primera fila porque miro arriba, hacia el frente, y todo está muy iluminado.

¿Se ha caído en una de ellas?

Que alce la mano la primera modelo a la que no le haya pasado. Me he caído, resbalado, he hecho lo que no tenía que hacer, se me ha caído el vestido y he quedado medio desnuda. Una vez por el afán de salir, me puse dos zapatos derechos.

¿Estas fotos es lo más atrevido que ha hecho?

Sin duda.

Esta sección se llama Símbolo Sexual. Defina la expresión "símbolo sexual" y qué tan lejos o cerca está de serlo.

Un símbolo sexual es una mujer deseada por todos los hombres. Pero ante todo soy una modelo y una diseñadora.

Contenido relacionado

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.