Javier Limón ha hecho dos milagros: uno, poner a Andrés Calamaro a grabar su primer disco de tangos y, otro, llevar a Concha Buika, la cantante mallorquina de sangre guineana, a grabar flamenco. Limón, que se hizo célebre en el continente luego de producir a Cigala y Valdés en Lágrimas negras, confirma que lo suyo, la idea de su Casa Limón, es exprimir de la mejor manera el talento de quienes exhiben un estilo multicultural. Un detalle que, además de Limón, une a ambos discos: tanto Calamaro como Buika interpretan Nostalgias, de Cadícamo y Cobián.
MI NIÑA LOLA
Buika
K DISCOS/WEA

TINTA ROJA
Calamaro
K DISCOS/WEA

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.