La regla básica del rock es hacerlo con seriedad pero no tomárselo muy en serio. Excepto si uno se llama Adelaida Callejas y tiene un marido que solo se toma en serio a las personas que no se lo toman a él en serio. Adelaida, que es una de esas brujas tercas con las que cualquier hombre soñaría compartir cobijas, tuvo la idea genial de recuperar las únicas quince canciones que grabó a finales de los ochenta Hora Local, una banda (de delincuentes, claro) por la que desfilaron tipejos con conocimientos básicos de música y grandes dosis de remordimiento social. En Hora Local estuvieron Ricardo Jaramillo (hoy codirector de la Filarmónica), el contratenor Andrés Rojas, Gonzalo de Sagarmínaga, Nicolás Uribe, Pedro Roda, Fernando Muñoz, Luis Uriza, Carlos Mojica, ¿Karl Troller? y Eduardo Arias de Callejas. Algunos no eran músicos y los otros tampoco, pero fueron afinando un estilo inimitable (es decir, que nadie estaba interesado en imitar). Su éxito fue arrollador: los arrolló su propio tiempo que no les dio tiempo de publicar más que un disco y un sencillo bien sencillo.

Adelaida, convencida de que no podía perderse para futuras generaciones el mal ejemplo de su marido y compañía, acaba de convertir -como productora ejecutiva- ese puñado de grabaciones en un doble compacto que además incluye 19 versiones de clásicos de la banda grabados a tono muy de ahora por Carlos Vives (su primer registro original en cerca de 18 meses), Aterciopleados, De Lux Club, Odio a Botero, Yuri Gagarin, Pornomotora y otros artistas que, en su mayoría, nacieron después de la disolución del grupo. Así que El rock no te necesita, Londres y Hace frío en el Infierno pueden escucharse en versión original o remozada.

El disco, que es una pieza de historia presentada en estuche de lujo, lo prensa y distribuye MTM, aquella pequeña disquera que tantas cosas grandes ha hecho por los artistas de aquí. Con él entre manos, uno recuerda de inmediato el esfuerzo que hizo hace algunos meses Mario Galeano al publicar una versión en CD de Los Speakers en el maravilloso mundo de Ingesón, y cabe preguntar si no sería posible que Adelaida dejara a Eduardo, se casara con Galeano y dedicaran sus vidas a traernos desde el pasado, en presente digital, las docenas y docenas de buenas producciones del rock nacional que no han podido fugarse del vinilo.

Soluciones para todo menos para los problemas, que así se titula este ‘kit’ de Hora Local, resuelve, contra lo que anticipa el título, un vacío de nuestra industria discográfica y se convierte, ojalá, en norte para los genios criollos del disco, siempre empeñados en avivar el fuego del reggaetón y desinteresados en entender de una vez por todas que buena parte de la gracia de la industria discográfica descansa en una cosa maravillosa que se llama nostalgia… y en Adelaida, claro.
 
EL TRIBUTO A HORA LOCAL
 
Nawal
Aterciopelados
Patasola
De Lux Club 
Fénix projekt
Schebereeo/Karl Troller
Odio a Botero
Yuri Gagarin
Telebolitos
No esperen nada de nosotros
Carlos Vives
Herr Báron y las alumnas de glamour
Pornomotora
Las malas amistades
Trogloditas
Morfonia
Sismo
Mapa teatro
Orquesta sinfónica de Chapinero

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.