Veintiocho canciones de cuatro minutos en promedio, regadas en dos discos (Jupiter y Mars), podría ser un exceso que se cobre caro -no nos referimos al valor monetario del disco, hablamos del riesgo musical-. No es el caso de Los RHCP. Con su última producción, grabada en la misma casona donde hicieron las maquetas del clásico Blood, Sugar, Sex, Magic, dejan claro que más nunca es menos. Atención al corte: Slow cheetah.
STADIUM ARCADIUM
Red Hot Chili Pepperd
K DISCOS/WEA

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.