Fresco. Dígalo de frente: existe la música gay. De hecho, algunos de los actos (musicales) más importantes del pop se han movido en los terrenos de la estética homosexual… Elton John, Freddie Mercury, George Michael, Erasure, la música disco y la mitad de lo que oímos hoy. ¿Cuál es el problema? Ninguno. Ahora, no se trata de señalar con el dedo a grupos como el quinteto norteamericano Scissor Sisters (bautizado así por la, dicen, muy efectiva "tijerita" de las lesbianas) y comenzar a etiquetarlo como parte del sonido gay. Los escritores gays no necesariamente hacen literatura gay y los gerentes gays no toman decisiones homosexuales. Lo que es claro en Ta-Sah, segundo álbum de este grupo que vende mejor en Inglaterra que en Estados Unidos, es que tiene un aire retro muy de ambiente discotequero y que exhibe una deliciosa osadía gay (no olvidar de su anterior álbum la poco ortodoxa versión de Comfortably numb, original de Pink Floyd). El disco, dejémonos de maricadas, es una maravilla, porque está repleto de canciones que no se olvidan y lo ponen a uno a pensar que sí, que es verdad, que todo tiempo pasado fue mejor… sobre todo porque solo se aprecia el pasado desde la perspectiva del ahora. Y ahora es momento de Scissor Sisters.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.