Fleetwood Mac ha tenido desde los setenta esa extraña virtud de hacer una música que, estando más en los terrenos del pop que del rock, conforta a los rockeros de vieja data porque les permite escuchar algo suave, melodioso y pegajoso, sin temor a sentirse 'blandos'. El Fleetwood Mac de los setenta, como el Supertramp ídem o el Elton John de todas las décadas, es agradablementezligero pero también elaborado. Así que al nacimiento del nuevo álbum de esta vieja banda asisten no solamente los desprevenidos oyentes de emisora, sino también los rockeros que recitan como loras fechas de discos y casillas en listas de popularidad. En Say you will, no es un secreto, el balón se lo pasan con un molesto espíritu monopolístico Stevie Nicks y Lindsey Buckingham, y de vez en cuando, sin que se note del todo, se hace un pase de honrilla a Mick Fleetwood o John McVie, dos veteranos que se presentan aquí como esas porcelanas finas que la abuela honraba no tocándolas nunca. ¿Y dónde está Christine McVie? Relegada a un minúsculo crédito de "additional performers", justo después de Sheryl Crow. La versión que se distribuye en Colombia tiene 18 canciones, pero existe, para furibundos seguidores del grupo, una edición de lujo con cuatro bonus tracks. No hacen falta. Con las 18 basta y sobra. Sobra.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.