Esteban Mejía es un hijo de la gran tragedia que significa haber nacido en un país donde Pink Floyd y King Crimson son referencias de culto para una minoría. Su tragedia es nuestra dicha, porque ha llevado sus pasiones progresivas a un disco que algunos catalogarán de experimento electrónico y que otros entenderán como física ciencia ficción convertida en realidad.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.