Ricardo Gallo está haciendo un doctorado en composición musical en Nueva York, pero a juzgar por la música que escribió para Los cerros testigos, le falta poco para que le ofrezcan plaza de profesor. El disco, publicado sin el respaldo de multinacional alguna, y bajo el desconocido sello Chonta Records, es una fina pieza mezcla de los formatos del jazz con los ritmos colombianos que se fusionan en la ciudad de los cerros (¿Bogotá ). La revista All about jazz, que leen todos los que, obvio, quieren saber todo sobre el jazz, lo señaló como uno de los mejores álbumes del 2006. No lo duda nadie que lo oiga con genuino interés. Que venda cerros de discos.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.