Quién hubiera pensado en los ardorosos sesenta o en los jugosos setenta que el mundo iba a terminar dominado por la música mezclada para los salones de hotel. Séptima entrega del Hotel Costes, firmada por Stéphane Pompougnac.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.