El cubano, al que parecen no caberle las manos entre las teclas del piano, protagoniza un documento clave: en CD, su álbum Jazz batá (1972) grabado en formato de trío y antecedente de lo que sería su grupo Irakere. Para devotos de Chucho que no necesariamente deben serlo de Jesús.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.