Cooder/Galbán
Warner


Ry Cooder ataca de nuevo. O atraca, en todas sus acepciones, excepto la del hurto. El hombre que descubrió a Buena Vista Social Club (descubrió, porque la música y los artistas estaban ya inventados), aprovecha otra vez las viejas sonoridades cubanas, en este caso las que de memoria sabe Manuel Galbán (Los Zafiros), repletas de nostalgia cincuentera eléctrica.

Atraca Cooder en la cubanía y se atraca de 'sabor' ajeno. Lo hizo ya en el pasado con el blues de Taj Mahal y la tradición africana de Ali Farka Toure. Le resulta afortunada aquí la promiscuidad musical, aunque por momentos el disco sea más pieza exótica que obra maestra. Extra: gracias a Mambo sinuendo y su nómina de colaboradores nos enteramos de que el baterista Jim Keltner y el trompetista Herb Alpert (perfectos exponentes de lo que podría bautizarse Buen Oído Social Pop Club) deambulan todavía en este valle de lágrimas.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.