Jack Jonhson tiene la virtud de la calidez. La adolescencia norteamericana ha descubierto en él a la representación hecha música de la dulzura. En In between dreams, por todas partes, sonidos bien inofensivos. Lo peor es que le resulta bastante bien.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.