Solo revelar que Alison Krauss es artista que se mueve en las —para nosotros— vedadas aguas del bluegrass podría generar cierta apatía para este álbum donde ella une fuerzas a un hombre que no conoce la debilidad, Robert Plant, la mítica voz de Led Zeppelin. Ambos ceden para no devorarse en un disco que es ya parte de la historia ¿del rock, ¿del bluegrass? Decídalo usted.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.