RAY CHARLES
K DISCOS/WEA
Solo hubo algo más complejo y rico que el cerebro de Ray Charles: su alma. Con la excusa agradable de una película sobre su vida, 17 clásicos, buena parte de ellos en versiones de concierto. Un delito no tenerlo. Y hay que ver la cinta.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.