Que Patricia Iriarte haya dedicado tiempo y energía a escribir un libro sobre esa gran mujer que es Totó La Momposina es, de entrada, emocionante. Un libro para Totó, que es toda ella un libro que canta historias. Pero que, además, Nuestra diva descalza sea ameno y riguroso, es asombroso en un país donde todo el mundo cree que la única diva descalza que merece libro es Shakira.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.