Llegaste de Manizales, tierra que le ha dado tanto a Colombia, pero que tiene una deuda debido a gente como César Augusto Londoño y Ricardo Orrego. Tienes una hija que coincidió con un amigo mío en Lima y quedó fascinada. Regresó al país contando que había conocido a un tipazo, que tenía un Mercedes Benz blanco y vivía en Montearroyo, sobre los cerros bogotanos.
No sé de dónde ella sacó eso.
Diego sí es un tipazo, pero no tiene un Mercedes Benz blanco. Blanco es el Fiat modelo 82 en el que anda. Le decimos 'El carrobomba', porque los celadores se esmeran en revisarlo. Su casa no queda en Montearroyo, sino en Cedritos. Y para terminarla de desilusionar, tiene 31 años y aún vive con su madre.
Era con Diego que te oía en Planeta Fútbol, todos los días a las 6:00 a.m. en el precario radio del Mirafiori rumbo a la universidad. Mientras leías los cables internacionales sonaba un estridente trance. Un poco exagerado para la hora, ¿no crees? Siempre te imaginábamos en la cabina con gafa oscura y bola de espejos en el techo.
De ti me dicen que no dejabas hablar a Carlos Bilardo cuando RCN lo contrató para la Copa América de 2001. No estuve en Colombia para esa época, pero hubiera dado un testículo por ver cómo le quitabas la palabra a semejante eminencia.
Yo también les he faltado al respeto a las personas, te cuento. No tanto como acallar a un campeón del mundo, pero tengo lo mío. Una vez hice un gol olímpico y lo celebré bajándome la pantaloneta. Es lo más imprudente que he hecho, también lo más hermoso.
De cuando en cuando sales con comentarios extravagantes: "El 5-0 fue uno de los partidos mas discretos de la selección Colombia", y no dejas que uno se reponga cuando ya estás agregando: "Fue más importante el 1-0 con Yugoslavia en el 90 que el 5-0". Déjame ver. ¿Una derrota en un Mundial fue mejor que clasificarse a Estados Unidos 94? ¿No habrás querido decir que fueron mejores las consecuencias del 1-0 que las del 5-0?
A ti parecen no gustarte los goles. El otro día dijiste de un Parma 6 - Livorno 4: "Yo los meto a todos a la cárcel". ¿Por qué carajos? ¿Qué les hubieras hecho de haber empatado 0-0? ¿Llevarlos a comer helado? No te imagino de comentarista de básquet: "La defensa se dejó hacer 78 puntos. El colmo, ese aro debió quedar en ceros".
Tengo autografiado un libro de táctica que escribiste. Lo he leído tres veces y aún no lo entiendo, pero lo guardo con cariño.
De Alex Ferguson dijiste que llevaba 25 años en Manchester United, sumándole seis temporadas en Old Trafford. Es decir, para ti nunca dirigió al Aberdeen ni a la selección escocesa.
Una vez le preguntaste a Reynaldo Rueda por qué Colombia había jugado mal frente a Venezuela, si el rival había "arrejuntado" a siete jugadores sobre la hora. Cuando él te aclaró que esa Venezuela era la misma que había jugado contra Estonia semanas atrás, tú quedaste ahí, impávido y fuera de base, sin saber qué contestar.
En el Suramericano Sub 20 te oí decir que el árbitro uruguayo Martín Vásquez era homónimo del ex delantero del Real Madrid. Hasta donde yo sé, Vásquez era volante. Tú tan sapiente de la táctica podrías salir con que el ex Torino hacía una doble función y que era un volante "tornante" que se convertía en atacante. Pues a mamarle gallo al gobierno.
A Patrick Kluivert llevas diez años diciéndole Kluviert, sutil pero chocante variación. No con mejor suerte corren Samuel Etoo (le llamabas hasta hace poco Etú) y Sergio y Flavio Conceiçao, a quienes les dices Conciençao. ¿Y cómo explicarte que la palabra "recepcionar" no existe y que a Van Nistelrooy no se le debe comer la "l", ni alargar la "o" y que tampoco se le puede suprimir el Van?
Y esa falsa modestia que te gastas. ¿Cómo es posible que para explicar un módulo táctico digas cuatro veces: "Si a mí me tocara reparar ese equipo", mientras pones las manos sobre tu pecho y pones cara consecuente, medio humilde, medio arrogante?
De Alberto Carranza afirmaste que había jugado poco en la selección de Perú. ¿55 juegos te parecen poca cosa? Son más partidos de los que jugaron con Colombia Willington Ortiz, Andrés Escobar y Mario Yepes. Alguien te hizo coro diciendo que era un jugador menor.
Pero fíjate que 'el Puma' tiene varias marcas con el Universitario de Deportes. Jugó 19 años, disputó 61 clásicos ante Alianza Lima, 11 Copas Libertadores y ganó siete ligas. 40 mil personas fueron a su despedida. Esos números no pertenecen a un jugador menor.
Quédate tranquilo. Yo tampoco le escribiría esta carta a un comentarista menor.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.