Opciones de personalización
Predeterminado Oscuro Imagen

Publicado 2010-01-06

El blog de Andrea la prepago

Por Fotografía: Diego Cadavid © 2009

A propósito del estreno de este programa, SoHo le muestra las mejores fotos, sus textos y una entrevista con la verdadera Andrea, la bloguera prepago que inspiró esta producción de Sony Pictures y Teleset.

El blog de Andrea la prepago. Diego Cadavid
¿Cómo comenzó todo, cómo fue el inicio del blog?

Fue una casualidad. A comienzos del año pasado yo trabajaba en una página de acompañantes y una persona de SoHo quería buscar una prepago que escribiera sobre su vida, sobre los detalles, la rutina, los polvos, en fin, y se contactó con mi jefe de ese entonces. Él, sin pensarlo, me sugirió a mí, pues soy una niña con un buen nivel de educación y no me disgustaba escribir.

¿Cómo iban surgiendo los temas del blog?

Siempre mandaba mi blog por e-mail a la misma persona de SoHo y él me iba sugiriendo temas. Pero después de un par de meses, lo mejor fue seguir contando lo que me pasaba cada semana sin nunca mencionar nombres de mis clientes. Por mi seguridad y la de ellos. Solo me dediqué a contar las experiencias como tal y así nadie salía perjudicado.

¿Alguna vez un cliente la llamó a quejarse o a amenazarla por sentirse aludido en el blog?

La verdad sí me pasó aunque no mucho. Como lo escribí en el blog, tengo clientes habituales que me llaman con frecuencia, y una vez hice un trío con uno de ellos y su amigo. Al escribirlo, supo que estaba hablando de él porque había pasado la noche anterior, y por el contexto que describí. Solo me advirtió que por nada dijera su nombre pero reaccionó bien. Otro también se dio cuenta cuando hablé de un paseo a una finca, y me llamó y pidió mis servicios varias veces más con el morbo adicional de que yo era la del blog de SoHo.

¿Y alguna vez se sintió descubierta, tal vez en la calle o con un cliente?

Una vez escribí sobre eso. Un tipo que me contrató, de la nada empezó a decirme que si yo era Andrea, que él soñaba con ella porque la leía en SoHo, etc, y yo ahí, de boba, le dije que sí y el tipo casi se enloquece, estaba feliz, excitado, pero me dio un poco de susto y después le dije que era mentiras, que era una broma, no sé cómo logré zafarme de eso. Me dio miedo al final.

¿Cuál fue la entrada que más comentarios recibió y por qué?

Curiosamente cuando no escribía de sexo recibía más comentarios. Por ejemplo, cuando escribí de lo duro que eran para mí los domingos, la reacción de la gente fue impresionante. Si no estoy mal, ese texto tuvo más de 900 comentarios en solo cuatro días.

En su blog narró muchos encuentros con mujeres, especialmente en tríos. ¿Se declara bisexual?

No. A mí me gustan los hombres, no creo que sea lesbiana. Lo que pasa es que una de las fantasías que más piden son los tríos, son muy frecuentes en este trabajo, y pues ya me acostumbré a tocar mujeres y que me toquen a mí. Obvio, admiro el cuerpo de la mujer y sé cuál está más buena que otra, pero siempre espero que el cliente sea un hombre.

Pero escribió muchas veces que las mujeres la hacían venir y que con ellas gozaba mucho…

Sí, es cierto, y no tengo duda de que las mujeres son mejores amantes que los hombres. Una mujer siempre sabrá chupar mejor un pezón que un hombre, por ejemplo. Las mujeres sabemos lo que nos gusta y por eso cuando dos mujeres se tocan ya hay una sintonía total. Los hombres todavía están limitados a que el sexo es meterlo y eyacular.

¿Así de malos amantes somos?

Lo que pasa es que centran toda su atención en que se les pare y en meterlo. No saben que el cuerpo de una mujer necesita más que eso. El hombre, estoy segura, está influido por lo que ve en el porno. Por eso quieren con las prepagos comportarse como actores porno siendo "rudos", o gritando barbaridades, o quieren venirse en nuestras caras, en fin. Pero nada más lejos del buen sexo que lo que muestra el porno, por lo menos para las mujeres.

¿Qué ha sido lo más burdo que le ha tocado hacer como prepago?

No creo que el término sea burdo. Más bien como cosas extrañas, y yo diría que hacerlo con tres tipos a la vez. Es la fantasía de muchas mujeres y yo la he cumplido como Dios manda. Si uno se relaja y se mete en el cuento se siente lo máximo, es una delicia tener tres hombres al tiempo. También he estado en orgías donde solo estoy con mi cliente pero la idea es que yo alborote a todo el mundo. Lo mismo me pasó un par de veces en un bar swinger. Un cliente quería conocer esos sitios y me llevó, y nosotros fuimos los que calentamos el ambiente. Me gusta ser exhibicionista.

¿Qué es lo más extraño que le han pedido?

La famosa "lluvia dorada". Hay hombres que se vienen cuando uno se les orina encima. No lo entiendo del todo, pero pasa. Como también que les pegue cachetadas. No quieren nada más, solo que les pegue y así se vienen. Para mí está bien porque es plata fácil, sin necesidad de tener sexo.

¿Cómo se cuida de enfermedades venéreas?

Es parte de mi rutina. Así como voy a la gimnasio todos los días, me hago exámenes mensualmente. Jamás tiro sin condón ni tampoco hago sexo oral sin condón. En eso soy muy cuidadosa.

¿Hay clientes que le piden hacerlo sin condón?

Me pasa mucho. En medio de la calentura del momento, me piden que lo haga, pero jamás acepto. Sin condón, nada.

¿Alguna vez un cliente se ha puesto agresivo o grosero? ¿Cómo cuida su seguridad?


Siempre que llaman a la página donde trabajo, mi jefe sabe exactamente dónde voy a estar y con quién. Es más, casi siempre me lleva y me trae un taxista que trabaja con nosotras y él sabe cuánto tiempo dura el servicio. El está atento a estas situaciones. Me ha pasado un par de veces, pero nada grave afortunadamente.

¿Le ha pasado que el cliente no le guste y que usted diga "con este ni por el oro del mundo"?


Sí me ha pasado, sobre todo cuando están muy borrachos. Cuando llego y me doy cuenta de que la situación es complicada, a veces digo que regreso en dos minutos, que olvidé algo, y me voy. Hay gente que está muy pasada por el licor y las drogas, y eso es incómodo.

¿Qué tanto realmente disfruta de su trabajo? ¿Con todos sus clientes se logra venir?

En el blog lo dije claro, me encanta el sexo y creo que siempre será así. Pero no puedo decir que siempre me vengo ni mucho menos. Yo creo que en el 60% de los servicios alcanzo un orgasmo, y en el otro 40 no. Lo que pasa es que yo escribí sobre los buenos polvos principalmente porque de los malos para qué.

Andrea, ¿cuál es su verdadero nombre?

Para un cliente de prepagos no hay mayor intriga que esa. Es como si quitarnos la ropa no fuera suficiente. Solo les sirve el verdadero nombre y preguntan y preguntan lo mismo. Así como mis lectores del blog que también lo preguntan. Obvio que no lo diré. Solo pienso que esa pregunta es una muestra de que el hombre nunca conocerá a una mujer realmente.

¿Y las mujeres sí conocen a los hombres?


Sin duda, las mujeres somos más complejas que ustedes. Entre tantos hombres que he conocido todos son iguales en muchas cosas. Usan las mismas frases de cajón, se comportan igual, dicen lo mismo, reaccionan igual.

¿Cuánta plata se gana al mes como prepago?

Eso varía mucho y es relativo, pero nunca menos de cuatro millones y he llegado a hacerme 18 millones en un mes. Los extranjeros son muy generosos y también si el servicio incluye un viaje de varios días, pues eso marca diferente.

¿Y los traquetos también son muy generosos?


Los traquetos son clientes que yo he evitado mucho. No me gusta su ambiente de drogas y de riesgos. De eso escribí en el blog. A veces ni siquiera son ellos los que quieren estar con uno, sino sus escoltas y cuanto tipo está en esas fiestas. Al final derrochan y pagan bien, pero cuando salían esos servicios me hacía la boba.

¿Y entonces cuáles eran sus clientes ideales?

Los extranjeros y los altos ejecutivos. Yo conté que uno me paga una cifra mensual, es como un sueldo. Otro me paga por acompañarlo a eventos, reuniones, comidas. Los extranjeros pagan en dólares y quieren viajes a Cartagena o Cali, y pagan días enteros donde uno no está tirando 24 horas. Pagan más por la compañía que por el sexo.

¿Tuvo clientes famosos?

Muchos. Siempre escribí que un gremio adicto a las putas es el de los militares, lo mismo que los actores de televisión. También he estado con un par de políticos, de futbolistas y un director de cine conocido. Yo insisto en una cosa: que nadie juzgue a las putas, existimos por ustedes.

¿Hay clientes que se han enamorado de usted?

Más que enamorado, creo que se obsesionan. Los hombres confunden el amor todo el tiempo. Lo que pasa es que creo que soy buena conversadora y muchos, además de sexo, lo que buscaban eran consejos, hablar, que yo los oyera. De eso también escribí: a veces me pagaban por hablar y oírlos y abrazarlos. En medio de eso, de esa soledad de muchos clientes que son de malas con las mujeres, pues se prestaba para que se entusiasmaran conmigo.

¿Y usted se ha enamorado de alguno?


No puedo negar que con unos clientes me siento mucho mejor que con otros. Cuando me invitan a comer, a viajar, cuando me tratan bien, cuando me hablan como una amiga, eso me gusta. Pero en este trabajo no hay espacio para sentimientos. El hombre, para mí, es una fuente de trabajo, eso es todo.

Pero en una de sus últimas entradas escribió que sí se enamoró de un compañero de la universidad…

Eso fue un error. Con él no me acosté por dinero pues él no sabía de mi trabajo, pero cuando le conté que era una prepago se sintió indignado, se desapareció, me juzgó, en fin. Lo doloroso fue que él era el que me echaba los perros, se la pasaba detrás mío y luego salió con lo que salió.

No debe ser fácil descubrir que la novia o la casi-novia de uno es una prepago…

Yo sé que no es fácil y por eso espero tener que nunca hablar de mi pasado porque en este país impera la doble moral. ¡Cuántos hombres sueñan con acostarse con mujeres diferentes a sus novias o esposas! El negocio de las prepago sigue creciendo solamente gracias a los hombres. Pero ellos mismos son los que juzgan. Me da rabia un poco, pues yo puedo decir —con toda la experiencia del caso— que me he acostado con decenas de hombres casados.

¿Y al tipo de la universidad lo ha vuelto a ver?


Afortunadamente eso pasó a finales del semestre pasado, cuando ya estábamos de salida. Espero no verlo más este semestre.

Usted habló mucho de su universidad sin mencionarla pero sí dio demasiadas pistas, ¿nunca le dio temor que la descubrieran?


Era extraño porque en el fondo no quería que me descubrieran pero me gustaba jugar con la posibilidad. Yo no tengo nada que perder. No me arrepiento de lo que he hecho. Es más, alguna vez escribí que un par de clientes eran conocidos de la universidad. Ellos no pueden decirme nada, de hecho no lo dijeron. Fue un secreto mutuo. Si dicen que estuvieron conmigo, por algo lo dirán. ¿Quién pierde?

Siempre se oye que en las universidades hay muchas prepagos, ¿qué tan cierto es?

Muy cierto. Lo que pasa es que la televisión ha vendido un estereotipo de prepago que despista. La gente cree que la prepago va a llegar a clase en culifalda, con las uñas pintadas no sé cómo y con un escote vulgar. Esa será la pinta para el trabajo pero no para la universidad. Las hay muchas, no todas terminan las carreras. Yo sí tengo como prioridad graduarme y seguir en otras cosas.

Muchos lectores de su blog preguntaron dónde trabajaba usted. ¿Dónde trabaja?

En una de las tantas páginas de acompañantes en internet que hay en Colombia. Solo es que se metan a Google y busquen por acompañantes, scorts, y verán todo lo que sale. En una de esas tantas. Pero no trabajo con el nombre de Andrea.

¿Qué opina su familia de todo esto?

Nadie sabe. Mi familia no es de Bogotá, y con mi papá y mi mamá me veo máximo una vez al año. Cuando ellos me llaman yo les digo que sigo estudiando —que es la verdad— y que también trabajo en eventos como modelo —que es una verdad a medias, pues sí empecé haciendo eso—.

¿Por qué decidió desnudarse para SoHo?


Yo vivo agradecida con mis lectores. El mejor momento del día era llegar a mi casa, abrir la página de SoHo y ponerme a leer cada uno de los comentarios del blog. Luego, cuando descubrí que me habían abierto grupo en Facebook, me metí con un nombre falso, solo para ver la cara de mis lectores. ¡Más de 6600! Me los imaginaba, les agradecía, leía lo que decían, y es por ellos que lo hago. Me acompañaron todo el año y yo se los agradezco porque en mi trabajo también me siento sola.

¿Por qué no quiso mostrar la cara en las fotos?

Porque, insisto, la doble moral es tenaz. No quiero pensar en un par de años la gente señalándome en la calle o si busco otro trabajo que digan "ahí va Andrea la de SoHo". Prefiero evitar eso porque no sé qué venga en mi futuro inmediato. A mis lectores les hablé mucho de mi cuerpo y eso es lo que quiero mostrar en estas fotos.

También muchos lectores le pidieron que no se desnudara porque querían seguir imaginándola como mejor quisieran…

Pero la mayoría sí me lo pidió, eran comentarios, decenas, pidiendo verme en SoHo. Espero no defraudarlos. Siempre les dije que me gusta cuidarme mucho, me encanta ir al gimnasio, soy juiciosa con la comida, me gusta comprar buena ropa y verme bien. Espero que les gusten las fotos.

¿Piensa seguir en el mundo de las prepagos?

No lo sé. En los últimos meses lo he pensado demasiado. Sé que ningún otro trabajo me va a dar lo que me gano así, pero también me siento cansada. Hay días en que no quiero ver a nadie ni que nadie me toque. Es el principal síntoma de que no creo que dure mucho tiempo más.

Dicen que una prepago nunca dejará de serlo, pues cuando se vea mal de plata volverá al negocio…


Es cierto. Muchas niñas que conozco les ha pasado. Yo todavía no sé qué pase con mi vida. Quiero pensar que es posible conocer un hombre que me quiera y que me dé tranquilidad. Lo único es que yo siempre he sido muy independiente, por eso trabajo desde niña y por eso me gusta mi propia plata. No quiero depender del machismo de un hombre.

¿Cómo se ve en diez años?


No quiero seguir en esto para entonces, espero estar casada y me gustaría ser mamá. Tengo muy buenos ahorros y espero invertirlos lo mejor posible para asegurar el futuro. También quiero seguir trabajando, pero ya en otras cosas.

¿Definitivamente dejará de escribir el blog?

Por ahora sí. Les decía a mis lectores que mi vida es sexo y sexo y sexo y que no quería aburrirlos. Al final me preguntaban por lo que pensaba y sentía pero tampoco quería volverme muy trascendental con todo. Me gusta escribir y si SoHo me abre las puertas, volveré a escribir?


Vea también sus textos más leídos:

De cuerpo entero
Una más
Mis fotos en SoHo
Golpe de cinturón
Mi primer polvo como prepago
¿Mi mejor polvo?
Tips para ser mejores en la cama
¿Se nace puta o se vuelve puta con el tiempo?
La importancia del tamaño


Revivamos nuestra historia
  • Jenny LópezJenny López
  • Isabela CórdobaIsabela Córdoba
  • Michelle RouillardMichelle Rouillard
  • Carolina BetancourtCarolina Betancourt
  • Andrea la prepagoAndrea la prepago
  • Paola ReyPaola Rey
  • Carla GiraldoCarla Giraldo
  • Carolina BetancourtCarolina Betancourt
  • Alexia GiorgiAlexia Giorgi
  • Margarita ReyesMargarita Reyes
  • Eileen RocaEileen Roca
  • Giosue CozzarelliGiosue Cozzarelli
  • Marbelle Homenaje a los íconos popularesMarbelle Homenaje a los íconos populares
  • Alina MoineAlina Moine
  • Sylvana GómezSylvana Gómez
  • Elodia PorrasElodia Porras
  • Natalia París, un 'after party'Natalia París, un 'after party'
  • PampitaPampita
  • Yanina MendozaYanina Mendoza
  • Patricia UribePatricia Uribe
  • Rita BendekRita Bendek

"

Hay 749 galerias disponibles

Buscar galería: