Adriana Tono
"En la cama busco a un hombre que hable mi mismo idioma, que comprenda mi sensibilidad y que sea cómplice de mi tiempo. Que me haga sencillamente sentir que no estoy con un 'hombre', sino con un ser humano que desee fundirse conmigo en el mismo cuadro".  



Tala Restrepo
"Lo que un hombre no puede hacer en la cama es oler maluco. El desaseo es desinflante. Lo que debe hacer es mostrar alguna iniciativa: que tenga un vino rico, que arregle el ambiente, que no tenga la cama destendida. Que demuestre interés".  



Juliana Galvis
"Patético que digan '¿no te parece que este ha sido el mejor polvo que te has echado?' o que salgan con '¿crees que estoy gordo?'. Eso no se puede decir ni por equivocación en la cama. También está totalmente prohibido empezar sin preámbulos, eso acaba con todo".  



Ángela Hormiga
"Lo que un hombre no debe hacer en la cama es ser brusco y sucio (los malos olores aniquilan cualquier cosa) pero, sobre todo, ser torpe. Lo que un hombre debe hacer conmigo en la cama es ser imaginativo, decidido y no ser egoísta con el placer".  



Patricia Vásquez
"Lo prohibido en la cama es muy poco. Tal vez el mal aliento me molesta. En la cama no se puede tener miedo ni pena de nada, no se pueden tener prejuicios, hay que estar dispuesto a todo. Por otro lado, lo indicado para hacer en la cama es. todo. Hasta lo inimaginable. Con o sin trago, al despertar, a media noche, eso es lo mejor: la sorpresa".



Estefanía Borge
"Lo que no debe hacer un hombre en la cama es dormirse, me parece tenaz. Tampoco ver televisión, porque le baja el nivel de concentración. No se puede atravesar. En la cama no debe ingerir alimentos sino COOOOMEEEERRR, consentir sin parar, concentrarse y satisfacer las necesidades de su pareja. Más le vale tener bien tendidita la cama y con unas sábanas bien lindas".



Ana Katalina Torres
"Las reglas de la cama son muy simples: primero, nunca deben dejarse ropa puesta. Nada más incómodo que una camisa entreabierta o unas medias acaloradoras. Segundo, no deben salir corriendo a ponerse lo que se quitaron, pareciera que le tuvieran miedo a su desnudez. Y, tercero, no deben quedarse dormidos, porque a veces uno espera repetición y grave que no den la talla. Lo que sí deben hacer en la cama: tener sus cariñitos".



Ximena Córdoba
"Es horrible cuando se quedan callados. Lo otro inadmisible es estar borracho. También es importante que no se quiten la ropa tan rápido, porque delata las ganas y a veces es rico sentir que todavía hay que conquistar. Si me hablan de otras mujeres o me preguntan '¿cuándo hay que pagar la luz?', no hay vuelta atrás. Con respecto a lo que hay que hacer, pues lo bueno es que no 'hay' que hacer nada como regla".
 


Elodia Porras
"En la cama el hombre debe ser todo un varón: preparado y dispuesto a hacer el papel de tierno, cariñoso y romántico, pero también listo para convertirse en el hombre con el sexo más salvaje del mundo. Me desagradan mucho esos hombres que no se preocupan, como nosotras, de verse lindos 'antes de'. No me soporto a los que usan ropa interior que impide verles la figura y, si además les falta creatividad en el sexo, no aguantan para mí".
 


Adriana Silva
"Odio que ronquen, que fumen y que al dormir se muevan mucho. Me molesta que en momentos especiales me hablen de los problemas en el trabajo, y que después de hacer el amor me den la espalda. Me encanta que los hombres sepan expresar ternura y, por supuesto, que no sean precoces. Masajes y locuras son bienvenidos, siempre y cuando no vayan en contra de la integridad física ni moral de la pareja".
 


Patricia Castañeda
"La cama tiene que ser una king size para que el Kamasutra se traduzca en hechos. Hay que usar el borde de la cama (página 36), cambiar las sábanas todos los días y tener por lo menos tres almohadas. Lo que no se debe hacer en la cama es desayunar, almorzar o cenar; leer libros pesados (uno se duerme); ver películas serias; hacer siesta (para eso esta el sofá), y dejar dormir invitados".

 
 

Marcela Álvarez
"Es completamente indispensable que no se dejen puestas las medias, que no me salgan con tanga narizona, que no griten como unas locas, que les 'funcione' cuando uno quiere repetir y que no cambien de ritmo cuando uno está al borde de llegar. Terrible los tipos que terminan de hacerlo con uno y dicen '¡que chimba!', como si uno fuera un carro o algo por el estilo".


   
Mónica Fonseca
"En la cama un hombre debe hacer como Uribe: trabajar, trabajar y trabajar en el asunto, aunque se demore con los resultados... Lo importante es que al final cumpla. Y lo que definitivamente no debe hacer es ser demasiado hábil con la lengua y que a la hora de la verdad todo sea pura paja... como Londoño. Graves también el mal aliento y las medias de Ñoño".
   

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.