Hace algunas semanas, un periodista norteamericano les preguntaba irónicamente a sus lectores —a través de su columna dedicada a explorar los secretos de las relaciones sexuales— cuántas veces al día los hombres pensábamos o se nos venía a la cabeza la palabra sexo. ¿15? ¿Cuatro? ¿69? ¿Ninguna? ¿Todas las anteriores? Según sus averiguaciones, el promedio se podía fijar en 12. Doce era el número mágico. La cifra perfecta. A partir de ahí, establecía sutiles diferencias sobre el asunto: si un hombre piensa menos veces que el promedio científico indica que hay problemas. Sequía en la cama. Abstinencia por motivos de fuerza mayor (léase poca carreta, pocos polvos). Falta de concentración en los placeres de la vida.

Por el contrario, si la frecuencia supera el mágico número ‘12’ el asunto puede requerir de un especialista con urgencia, pues de ahí al onanismo desenfrenado sólo hay un paso. Un rápido y solitario paso de placer ficticio.

Doce. Bien. Buen número. Pero, ¿qué hay de las mujeres? En sus inquietas cabecitas, ¿cuál es el número mágico? ¿Piensan más que nosotros en el sexo? ¿Se imaginan las mismas cosas que nosotros nos alcanzamos a imaginar cuando estamos sentados ‘solos’ frente al televisor y aparece en la pantalla Elizabeth Hurley o Salma Hayek? ¿Se hacen las mismas preguntas? ¿Con quién las comparten? Difícil respuesta.

Lo que sí sabemos, científicos o no, es que unos y otros, es decir, tanto ellas como nosotros, pasamos los días cargando en la espalda el peso de varios interrogantes acerca del sexo. Preguntas que dejarían mudo a Carl Sagan, a pesar de que con aires de profesor compinche simulaba que todo lo sabía. Preguntas que no tendrían respuesta ni para Woody Allen, porque suficientes problemas existenciales tiene que resolver en su vida como para poder pronunciar una palabra sobre sexo sin que se arme un escándalo. Preguntas, en fin, que hacen parte de la bitácora sexual que todos llevamos dentro y que creemos resueltas cuando nos escudamos bajo la frase “la práctica hace al maestro”.

Pero, error. Tarjeta roja. Cuidado. En realidad, ¿si nos convierte en maestros? Advertencia: en el terreno movedizo del sexo no todos son maestros por más práctica que tengan y, a veces, una simple respuesta a nuestras preguntas sexuales más elementales puede convertirse en una victoria con redobles en la cama.

Por eso, para no andar con rodeos, hemos preparado la primera entrega de interrogantes sobre todo lo que quiso saber sobre sexo y nunca se ha atrevido a preguntar. Tome nota y corra la voz. Y si va a pensar en sexo recuerde que el número mágico para tener un buen día es el ‘12’.

1. ¿Disfrutan las mujeres haciendo el blow job?
Una mujer enamorada y muy excitada disfruta el sexo oral porque, además de contagiarse con la excitación de su pareja, quiere complacerla en todo. Para las que no cumplen con estas dos condiciones, el sexo oral es simplemente poco romántico. Hoy en día son más las mujeres que disfrutan haciéndolo que las que no, pero un buen porcentaje no lo hace: porque lo consideran sucio, incómodo y para nada erótico. De todos modos, para cuidarse en salud, recuerde que si usted lo hace, por cortesía ella debe devolverle sus atenciones.

2. ¿Cómo acariciar el clítoris?
El clítoris debe acariciarse después de un precalentamiento porque de lo contrario resulta molesto y hasta doloroso. Una buena señal que determina si esa zona está lista para sentir es cuando la vagina ya ha lubricado. La forma de hacerlo es empezando con caricias suaves y lentas, y a medida que la excitación aumenta la frecuencia de las caricias también debe hacerlo. No necesariamente porque los hombres tengan concentrado todo su erotismo en el pene las mujeres lo tienen en su clítoris.

3. ¿Cuál es el tamaño ideal para ellas?
Mucho se habla del tamaño del sexo masculino, pero en realidad eso es lo que menos importa a las mujeres porque para ellas en la penetración no está su disfrute. Para ser buen amante no se necesita ser dotado en cantidad sino en calidad. Además, el Punto G está situado en el primer tercio de la vagina, lugar al que toda cabeza puede llegar. Si le preocupan los centímetros ‘extraviados’ con los que usted no nació, recuerde que las partes medias y profundas de la vagina son las menos sensibles al tacto. Cero estrés.

4. ¿A qué edad dejan las mujeres de sentir deseo sexual?
En los ancianatos de Estados Unidos se ha encontrado que tanto hombres como mujeres se masturban frecuentemente, pues el deseo sexual no se pierde nunca. Una cosa es que una consecuencia de la menopausia sea la disminución de la lubricación y otra distinta que no haya deseo. “La necesidad sexual nace y muere con el ser humano”, explican los expertos. “Que las mujeres mayores ya no quieran sexo es un mito, dejar de gozar con el sexo sería como perder el gusto por la comida”.

5. ¿Cómo son los sueños eróticos de ellas?
Para cada mujer son distintos. Lo que sí es cierto es que los hombres los tienen más a menudo. Generalmente soñamos con un símbolo sexual estilo Pamela Anderson o Cindy Crawford y ellas con alguien con quien tengan algún vínculo sentimental, por ejemplo el compañero de oficina. Esto obedece a que las mujeres relacionan sexo con corazón y los hombres sexo con sexo.

6. ¿Cuál es la posición en la que las mujeres disfrutan más?
Todas las posiciones tienen su encanto, no importa el grado de dificultad que representen. Sin embargo, según un sondeo realizado por SoHo, aunque podría pensarse que las mujeres sienten más con los tradicionales ‘misioneros’ y ‘perritos’ lo cierto es que todas las variaciones del ‘chofereado’, incluido el acrobático ‘tornillo’, permiten que por la posición del pene se estimule más el órgano sexual femenino.

7. ¿Cuántas veces se aconseja tener sexo en una semana?
Aunque mucho se ha hablado sobre el tema (se dicen que debe haber una frecuencia mínima de tres veces por semana), para los especialistas el éxito sexual depende más de la duración e intensidad que usted pueda ofrecerle a ella en el momento del sexo que la misma periodicidad. Esto quiere decir que más vale un buen polvo en la mano que cientos de ellos volando. De nada sirve tener sexo tres veces a la semana si resulta soso y sin gracia. Es preferible hacerlo una vez, pero sin piedad.

8. ¿A las mujeres les gustan los objetos sexuales (esposas, látigos, etc.) para acompañar una relación sexual?
No. A la hora de tener relaciones sexuales, olvídese de cualquier variación que incluya muestras de sadomasoquismo, pues está claro que a la mayoría de las mujeres estas muestras de ‘violencia’ amorosa no las excita sino que las puede llegar a intimidar. Si se decide a hacerlo, cómprese una buena muñeca inflable y satisfaga sus impulsos.

9. ¿Cuál es la fantasía sexual que comparten con nosotros?
Si usted sabe de alguna, por favor… ¡compártala con nosotros!

10. ¿Qué ropa interior masculina prefieren?
No hay que pensarlo dos veces para anticiparse a la respuesta. La tangas hay que descartarlas, por más Tarzán que usted se sienta. La palabra mágica es: boxers.

11. ¿A ellas las estimula ver películas porno?
La mayoría de las mujeres, hoy en día, ya han visto películas porno ya bien sea con amigas o con algún novio. Sin embargo, para muchas mujeres las películas triple equis resultan aburridas en la medida que van pasando los minutos. Según ellas se vuelve repetitivo. Aunque los primeros minutos las estimulan sexualmente (el cortejo, la desvestida y la primera penetración), lo que más les gusta son las películas donde se muestre una historia y haya pasión y deseo. Mientras nosotros vamos directo al grano, ellas prefierne más expectativa en el cine porno.

12. ¿Qué trago les alborota las hormonas a las mujeres?
No existe un licor especial que las excite, por más borojó que se le meta a un coctel en un bar un viernes en la noche. Sin embargo, cualquier trago suave (vino, margaritas, daiquirís, etc.) produce en las mujeres una especie de adormecimiento paulatino ideal a la hora de mandar toda la artillería. Ahora, recuerde que el mejor ‘trago’ para estimular a una mujer es tener buena carreta.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.