Opciones de personalización
Predeterminado Oscuro Imagen

Publicado 2005-06-14

Probando cinco ayudas sexuales

Por Mauricio Silva, edición 63, 2005

El periodista Mauricio Silva ensayó sexability, Sanoba plus, up+plus, levitra y viagra para averiguar qué tanto sirven en realidad. Aquí su valiente y muy erguido testimonio.

Probando cinco ayudas sexuales.
Por fortuna aún se me para. Por fortuna. Digo, muy a pesar de los 36 años que tengo, de que hago parte de ese rango de hombre criollo al que las señoras bogotanas todavía llaman "muchacho" y de que aún, con gran ímpetu -bueno, más ímpetu que físico-, juego 90 minutos de perverso fútbol aficionado, encontré que recientes estudios aseguran que, tranquilamente, puedo estar entre los miles de machos del planeta a quienes no se les para.

Pero por fortuna aún se me para.
Según el Estudio Laumman, el más serio y amplio de los últimos años, realizado por científicos gringos en 1999 y con una muestra de hombres entre los 22 y los 62 años, se supo que el 31% de los hombres encuestados sufría de disfunciones sexuales. Eso es harto. Y que, de ellos, el 21% padecía de eyaculación precoz; el 5%, de bajo deseo sexual y otro 5%, de disfunción eréctil. En otras palabras, yo podría estar allí, un tris "disfundido".

Y hay más. El estudio DENSA o Estudio Demográfico del Norte de América del Sur -que curiosamente es donde vivo y tiro- afirma que el 53% de los hombres encuestados, mayores de 40 años, sufre de disfunción, que solo el 25% era mayor de 65 y que el 22% era menor de 40 años. O sea que yo también podría estar allí.
Y para prender aún más las alarmas -pare bolas, amigo lector-, según el jefe de Urología del Hospital San José de Bogotá, el doctor Hernán Aponte, las proyecciones apuntan a que en los próximos 25 años habrá 170 millones de hombres en el planeta a quienes no se les parará y que, en Latinoamérica, la cifra crecerá escandalosamente si se tiene en cuenta que los 10 millones de "imparolos" que actualmente existen pasarán a ser 25 millones.

O sea que, tal y como están las cosas -digo, así como tan caídas-, y muy a pesar de los 36 años, de lo "muchacho", de lo del fútbol amateur, de creerse muy machito y todo eso, todo parece indicar que hay que agradecer que se me pare. Pero, lamento informarles a los amigos de la envidia que, en efecto, aún se me para.

Y por fortuna a mí se me viene parando desde chiquito. Y se me ha parado hasta en escenas absurdas, como en una lamentable entrega de notas en quinto de bachillerato, todo por el coqueteo de una compañerita, recuerdo; o en el velorio del papá de una amiga, por cuenta de una sardina que no tomaba un tinto sino que lo acariciaba con sus labios; o en un partido de voleibol playa -yo jugando-, esto gracias a una rara mezcla de malestar estomacal y contrición. Y, además, no sin rubor, confieso que se me sigue parando casi todas las mañanas cuando me despierto.

Total, después de tan vanidosa confesión eréctil, que solo sirve para aclarar que lo mío no es de clínica y que tal vez no soy el más indicado para esta prueba, entro en materia.
SoHo me invitó a probar cinco diferentes productos de ayuda sexual para comprobar, de primera mano, qué tanto efecto hacen en mí y para detectar si en realidad tanta cosa que circula en el mercado funciona. Así que, con la frente y la bandera en alto, a por ellas.
Aquí, en orden, lo que usé a lo largo de dos meses. La víctima del experimento a la hora de la comprobación: mi noble y adorable novia. El análisis médico estuvo a cargo del doctor Mauricio Delgado García, urólogo y sexólogo, quien preside la Sociedad para el Estudio de la Disfunción Sexual, SEDS. Y la calificación, sobre diez.
Vamos pues.

1. Sexability
Producto: sesenta cápsulas. Tres pepas al día, una con cada comida. Asunto gringo.
Lo que dice el producto: All natural. High potency. Formula with Maca y Yohimbe. También dice que cada tres píldoras tienen 1.000 miligramos de extracto de Yohimbe, 500 de Avena Sativa, 150 de Zarzaparrilla, 150 de Guaraná, 100 de Maca, 60 de Gingko Biloba y otro tanto de información que ni a usted ni a mí nos dice un reverendo carajo.
Lo que dice el tendero: "A la semana, estas pepas lo van a poner como un toro. Espere y verá".

Lo que a mí me pasó: las pepas, como todas las que vienen en cápsula, saben rico. Huelen a caramelito. Los primeros días, la cosa muy normal. A la semana, igual de normal. A las dos semanas, me creí el cuento y creo (y así actué), mis movimientos en la cancha fueron más vigorosos. Cuando la vi picando, no lo pensé y la metí al ángulo. Toqué de primera, fui bien arriba, bajé a defender con pundonor y, como dicen los paquetes argentinos que llegan a robar a Santa Fe: "Pero, por sobre todo, me tuve una fe bárbara".

Lo que dijo el médico: "El extracto de Yohimbe no ha demostrado en estudios científicos eficacia para mejorar la erección. El Gingko Biloba tampoco sirve para la función eréctil, se le ha señalado un ligero efecto sobre la arterioesclerosis a largo plazo sin que tengan estos estudios una alta evidencia al respecto. Conclusión, no sirven para mejorar la función eréctil".
Calificación: 2

2. Sanoba Plus. Sensitizer for men
Producto: spray para untar en el pene antes del acto. Asunto chino.
Lo que dice el producto: no se entiende. Está en chino.
Lo que dice el tendero: "Se lo unta en su miembro y eso, no solo se lo pone duro sino que le retarda la venida. ¡Ah!, y lo mejor, el líquido lo pone supersensible".
Lo que a mí me pasó: me lo unté en tres ocasiones. No me ardió, pero sí sentí que la cosa -el asunto, digo-, era solo comparable con una aplicada de linimento en un gemelo después de jugar fútbol. Luego, lejos de lo prometido por el tendero, la sensibilidad se perdió. Entonces me sentí anestesiado. Y créame, amigo lector, un pipí anestesiado, para un uso normal, no es muy chévere que digamos. Como dice un amigo: ¡Chimbo!
Lo que dijo el médico: "Ningún producto usado como tópico externo puede atravesar la piel o el glande para llegar dentro del pene y producir mejoría de la erección. Anestesiar la sensibilidad externa del pene con productos de este tipo para mejorar la eyaculación precoz tampoco logrará los efectos deseados y, además, puede pasar a la vagina de la compañera y producir igualmente anestesia a nivel de los genitales de ella logrando efectos contrarios a los deseados".
Calificación: 1

3. Up + plus
Producto: hechura alimenticia en polvo, con presentación en tarro. Dos cucharadas diarias disueltas en la bebida preferida. Asunto colombiano.

Lo que dice el producto: "Alimento ideal para hombres de todas las edades, pues sus componentes altamente reconocidos contienen proteínas, vitaminas y minerales de gran aporte energético para el organismo. Es enriquecido con vitamina E".
Lo que dice el tendero: "Es un alimento únicamente para machos que, si se lo toma con juicio, lo pone como un toro". (Ojo, lo del toro les encanta a los tenderos).

Lo que a mí me pasó: nada, excepto que me fregó el tema de la digestión, gracias a que, para hablar claro, los menjurjes tipo Milo los reemplacé hace muchos años por cerveza, y volver a lo de la lechita con caramelito pues, la verdad, es un toque delicado para las tripas. En cuanto al tema sexual, que es lo que nos convoca, pues nada, no sentí nada, aparte de que me sudó el bozo, dormí sin cobijas y, por instantes, me creí el cuento de lo de estar como un toro así que, "mis movimientos en la cancha fueron más vigorosos. Cuando la vi picando..."

Lo que dijo el médico: "Los multivitamínicos no sirven para mejorar la erección; una vez más el tendero trata de vender lo que tenga y además lo más costoso. La finalidad del tendero es la venta y el lucro que esto le produce; él no está en capacidad de recomendar ningún tipo de producto, que debe ser exclusivamente de formulación médica".
Calificación: 2

4. Levitra
Producto: una pepa, una hora antes del rollo. Asunto alemán.
Lo dice el producto: "La erección del pene es un proceso hemodinámico basado en la relajación de la musculatura lisa del cuerpo cavernoso y de las arteriolas asociadas a este. Durante la estimulación sexual, los terminales nerviosos del cuerpo cavernoso liberan óxido nítrico, el cual activa la enzima guanilato ciclasa, generando un aumento del nivel de guanosín monofosfato cíclico (GMPc) en el cuerpo cavernoso. Esto, a su vez, provoca la relajación de la musculatura lisa, lo que permite el aumento del flujo sanguíneo en el pene. Mediante su acción inhibitoria de la PDE5, la enzima responsable de la degradación del CMPC en el cuerpo cavernoso, el vardenafil incrementa en gran medida el efecto del óxido nítrico endógeno, liberado en el cuerpo cavernoso durante la estimulación sexual".

Lo que dice el tendero: -Adivine, amigo lector.
"Esto sí que lo va a poner como un toro".
Lo que a mí me pasó: a los diez minutos ya lo tenía parado. Es que mi mujer me encanta. Así que decidí parar para ver si era efecto de la pepa o de ella. Y sí, se bajó. Así que volví al ruedo 40 minutos después en los que la erección fue efectiva. ¡Pero ojo!, una vez alcanzado el triunfo, el central, bandera arriba, exigió más juego. Entonces, como en picado, propuse un tiempo de 30 minutos de alargue. Y de nuevo, valga la redundancia, "mis movimientos en la cancha fueron más vigorosos. Cuando la vi picando..."
Lo que dijo el médico: "El vardenafil es una sustancia que produce vasodilatación de las arterias y que a nivel del pene, después de un adecuado estímulo sexual y posterior a una hora de la ingesta de la medicación, va ayudar en pacientes que tienen alteraciones vasculares leves a nivel del pene para que sus arterias funcionen en ese momento mejor, permitiendo así que entre más sangre al pene mejorando la calidad de la rigidez en aquellas personas que previamente tenga una erección débil que haya sido causada por causas físicas. Cuando la lesión de las arterias en el pene es de cierta severidad, estas medicaciones no funcionan y se deben buscar otras opciones que los medicamentos orales no logran y que sí se conseguirán con otras alternativas médicas existentes.
Calificación: 8

5. Viagra. 50 mg
Producto: pepas (vienen dos). Consumir una hora antes del acto. Asunto gringo.
Lo que dice el producto: la cajita no dice nada diferente a "Sidelfanil. Vía oral. 2 tabletas recubiertas".

Lo que dice el tendero: "Por algo será el más famoso. Hágale y verá que se va a sentir como un -¡pilas!-, TORO".

Lo que a mí me pasó: como eran dos pepas, pues la primera la usé al viejo estilacho del Levitra. Y puedo decir que me pasó lo mismo. Debo aclarar que mi novia ayudó en el experimento y que, una vez más, "mis movimientos en la cancha fueron más vigorosos. Cuando la vi picando...", y todo eso. Ya con la segunda pepa, opté por no tener cerca a mi novia y, muy lejos de cualquier contacto con una película medio insinuante o de atender la sección de farándula de los dos noticieros que nos impone uno que otro culo al aire, o de una SoHo o de una Cromos o de una Tv y Novelas, me lancé a leer un Condorito (claro está, hasta evité los chistes con Yayita). Y no se me paró. En medio de la vagancia, porque déjenme decirles que todo este experimento fue una vagancia que mi mamá no va a perdonar, me tomé unos tragos. Más adelante, cuando estaba ya copetón, llegó un amigo y le conté el experimento. La cosa, en medio de la risa, terminó en perrón. El tipo se fue y recuerdo haber caído vestido en la cama. Recuerdo, además, y por obvias razones, que no se me paró. En otras palabras, mi novia es la que me pone como un... "TORO".
Lo que dijo el médico: "Una vez más, si no hay estímulos sexuales adecuados, los medicamentos orales no tendrán ningún efecto. Los medicamentos orales aceptados científicamente para usarlos en disfunción eréctil, tales como Viagra, Levitra y Cialis, todos tienen componentes parecidos y tienen la misma eficacia. Pero, ojo, deben ser siempre supervisados por médicos para su formulación ya que tienen efectos secundarios indeseables".
Calificación: 8

El doctor Mauricio Delgado me ayudó a concluir: "Silva es una persona que no necesita, POR EL MOMENTO -eso sí que lo dejó muy en claro-, ningún tipo de ayuda ya que, a sus 36 años, está físicamente sano. Tiene, además, una relación de pareja gratificante y queda muy claro que ninguno de los tratamientos que utilizó le permitió un mejor desempeño".

El doctor Hernán Aponte también contribuyó a otra erguida conclusión: "Según todos los estudios, el efecto placebo en la mayoría de productos es de casi el 50%. Así que buena parte de todo esto está en la cabeza".

Gracias al cielo y a las montañas y a todas las energías del planeta, no hago parte de las estadísticas caídas y aún se me para. Por fortuna, no necesito de jugos de borojó ni de uñas de jabalí, ni de lágrimas de delfín amazónico, ni de Megasex o de Potensex o todos los terminados en sex. Nada. Aquí lo importante es que lo que se para, nos une a mí y a mi mujer. Y, por fortuna, aún se me para. Por fortuna.
Revivamos nuestra historia
  • Natalia Chaparro, la profesora de YogaNatalia Chaparro, la profesora de Yoga
  • Yadila GuzmánYadila Guzmán
  • Isabel AlzateIsabel Alzate
  • Johana Rojas, Natalia Botero, Catalina Yepes y Johana MorenoJohana Rojas, Natalia Botero, Catalina Yepes y Johana Moreno
  • Angie CepedaAngie Cepeda
  • Mabel CartagenaMabel Cartagena
  • Violette StruvayViolette Struvay
  • Isabel SalazarIsabel Salazar
  • Esperanza GómezEsperanza Gómez
  • Fernanda JácomeFernanda Jácome
  • Patricia De LeónPatricia De León
  • Melissa Giraldo con PhotoshopMelissa Giraldo con Photoshop
  • Melissa Giraldo sin PhotoshopMelissa Giraldo sin Photoshop
  • Catalina Mendieta de SoHo Costa RicaCatalina Mendieta de SoHo Costa Rica
  • Zaire BerríoZaire Berrío
  • Jéssica DíezJéssica Díez
  • María del Mar QuinteroMaría del Mar Quintero
  • Verónica AlzateVerónica Alzate
  • Yanina MendozaYanina Mendoza
  • Claudia UrregoClaudia Urrego
  • Johanna MorenoJohanna Moreno



Hay 786 galerias disponibles

Buscar galería: