Frentera y sin inhibiciones. Eso es lo que uno puede decir de Angelly Moncayo. Pero ante todo frentera. Ella se lo atribuye a su signo escorpión, con ascendente escorpión, y a tres cartas astrales que lo confirman. Confiesa que el gran secreto de los de su signo “es no haber nacido hombre”. Para los mundanos incrédulos del zodíaco eso quiere decir que esta caleña de 22 años, con una voz ronca y mente calculadora, que no ha podido con el trance ni con los after party y con un kit completo de atributos que hacen saltar la vista, “ha hecho con su vida lo que le ha dado la gana”. Afortunadamente, esta
entrevista era de sexo y ella la contestó de frente.

Al que agarras, ¡lo bailas!
Si se deja. Yo digo que cada persona tiene su carácter, y tú permites hasta dónde llego yo. Si dejas que yo pase la línea donde empieza tu libertad y donde acaba la mía...
Montársela, pues...
No montársela. Es como si tú me ofreces a mí algo; pues tú eres el ofrecido, cúmpleme. Yo me meto en la vida de las personas hasta donde me lo permiten, y trato de hacer las cosas lo mejor posible. Lo que pasa es que esa
sinceridad a veces le da mucho miedo a mucha gente.
¿Machistas los hombres o las mujeres?
Hay mujeres que son muy machistas y también les gusta ser así; cada loco con su tema, cada cual que viva
como quiera, si vive feliz.
Pero si tú le tienes ganas a un personaje y el personaje está casado, ¿qué pasa?
No. Para mí, los casados y los ennoviados son maricas.
¿Cuál ha sido tu noche inolvidable? ¿O han sido varias?
Han sido bastantes noches de locura, yo tengo bastantes cuentos; pero como yo he hecho en mi vida lo que se me ha dado la gana, entonces no me cohíbo de hacer nada.
Si se te diera la oportunidad de tener un encuentro de tercer tipo erótico, ¿con quién lo harías o con quién te gustaría encontrarte?
Me encanta Eduardo Noriega, el protagonista de Abre los ojos y me impacta la mirada que tiene. Miguel Bosé tiene toda su esencia proyectada para hacerse ver y lograr un gusto más allá de lo permitido.
¿Y nacional?
Huuuy...
Sin comentarios.
No, aquí no.
Puede ser un personaje cualquiera, de cualquier índole.
Me llamaría la atención conocer a Juan Pablo Ángel.
Si yo te preguntara cuál es el tipo menos sexy dentro de tu concepción de lo que es sexy, ¿quién sería?
Es mejor no comprometerme... pero tal vez… “agüita pa’ mi gente...” o “entusiasmo” no sea lo mas sexy que se puede oír de alguien, no. Hummm... Jorge Barón.
¿Para ti qué ha sido lo más difícil de ser mujer?
Más que de ser mujer es demostrar que los atributos no quieren decir nada en cuanto a lo que soy yo. Es como ganarse el respeto de la gente por lo que uno es y no por lo que tiene.
Sí, pero cuando yo veo Francotiradores o la otra novela, y sales en tanga...
Los hombres me respetan mucho. No sé si es porque les inspiro miedo, o qué, pero me respetan bastante. Pero, ganarse a la gente y ganarse un espacio en la vida de la gente, en el que uno diga: ¡ey! no soy eso, tengo algo por dentro. Que es en esencia lo que puedes conocer y que es bastante interesante. Eso es complicado, porque la gente se predispone mucho a que uno debe ser brutísimo y, luego, ganarse ese respeto y más en mi profesión. Poder decir: ¡ey! yo también puedo actuar, yo también tengo talento, también tengo ganas y también puedo sentarme a estudiar como todo el mundo. No quiero ganarme a la gente solamente porque salgo en una foto o salgo en tanga.
¿Cuál es tu meta profesional?
Ser actriz.
Pero ya lo eres, ¿o no?
No. Lo que pasa es que aquí la gente es como la sociedad cuando estableció que las bonitas eran de esta forma y las feas eran de esta otra; entonces, esta es la bonita y esta es la fea y todos nos creímos ese cuento y ya tenemos un prototipo de la bonita. Por eso, personalmente, no me considero actriz todavía. Estoy en camino de serlo y me falta muchísimo. Gracias a Dios, la gente ha creído en mí y me he visto con posibilidades. Esto es una carrera y es como decir que soy médica cuando me faltan cuatro años para terminar. Yo apenas voy en primer semestre.
¿Qué haces un domingo cuando estás sola?
Generalmente estoy sola, y soy amante de mi casa. Lo que mucha gente dice, que se lo dirán a muchas niñas que trabajan en esto, “pero a usted la deben llamar diez mil...”; a mí no me llama nadie, tengo muy pocos amigos.
Si es en el apartamento, ¿qué es lo mejor de tener sexo en la cocina, por ejemplo?
No sé. La comida. Debe ser interesante tener sexo en la cocina.
En un carro...
La salada del carro después. La quitada del choque,
debe ser superinteresante.
En una playa...
Pues, el romanticismo. Eso como que no se puede
evitar, todo lo que rodea a una playa es romántico.
En un baño...
El espacio.
¿El espacio es lo mejor?
Sí, el espacio.
¿Cuál es tu fantasía erótica?
Yo creo que es irme unos ocho días de locura a alguna parte. No sé... a Amsterdam o Ibiza, algo así, de locura y de no pensar, sino hacer lo que sienta, en el momento en que lo sienta. Son dos lugares que se prestan para muchas cosas y tengo que ir como sea. Yo no soy muy moralista y creo que la mayoría de gente en este país es doble moralista.
Tapados, que es otra cosa.
Exacto, son muy solapados, esa es la palabra, entonces todo es un escándalo, todo es una crítica, pero por dentro son reprimidos. Yo no soy nada reprimida, ni nada moralista, así que creo que uno debe hacer lo que sienta en el momento que lo sienta, sin arrepentimientos. Y eso es lo que he hecho hasta ahora. Creo que serían dos lugares en donde el ambiente es perfecto para cualquier cosa y no se tienen las presiones que se tienen acá. Hay mucha libertad, allá puede pasar cualquier cosa.
Hay muchos hombres que sueñan con el ménage à trois, ¿lo tendrías?
Hummm... sí. Pero, no es que lo planee, ni que diga que esto va a pasar...
Dos hombres y una mujer, o dos mujeres un hombre... ¿Cuál de los dos, o ambos?
Yo no puedo si me lo dicen. Sucedería si estoy en el lugar donde se propicien las cosas, donde haya el ambiente, donde yo me sienta bien para hacerlo, haría cualquier cosa.
Eso es claro, pero si solo tienes dos puertas: en esta hay un camino y en esta hay otro camino...
Hay que entrar a las dos para ver qué le gusta a uno, o tocas primero en una, y bueno...
Entonces, ¿dos hombres?
No, hay gente que tiene celos de dos hombres. Yo creo que dos mujeres, un hombre.
¿Qué es lo mejor del sexo oral?
Con quién lo tengas.
¿Has tenido relaciones sexuales en las que digas ‘me arrepiento toda mi vida de haber hecho esto’?
Mi mamá me va a matar...
Cuando se levanta uno y dice: miércoles, la embarré... o jueves o viernes o, lo que sea, pero la embarré...
Sí, pero soy una persona muy práctica, entonces lo que hago es que me gozo cada momento, tengo muy claro que si es algo que no es malo, trato de no arrepentirme porque creo que cada cosa pasa por algo. Lo que hago es eliminar, tengo como una basurerita en mi cabeza y no me permito arrepentirme de nada. Entonces digo: ya pasó, qué vamos a hacer, ¿vamos a devolver el tiempo? No se puede.
Eres de las que se arrepienten de las cosas que no han hecho.
No, porque todavía tengo muchísimo tiempo para hacer muchas cosas, y hasta ahora he hecho lo que he querido. No me arrepiento de no haber hecho algo.
Y hablando de no arrepentirse, ¿con caucho o a pelo?
Con caucho. Sí. Este mundo está muy loco.
¿Que es mejor: por la noche o el mañanero?, ¿hay uno en especial que sea mejor?
No, los dos.
¿Playa o mar?
Mar.
¿Qué hay que hacer para conocer la cola del año?
Abrir esta revista y leer esta entrevista. Sí, tengo mi cola bien proporcionadita, pero aquí en Colombia hay mujeres divinas.
¿Qué ha cambiado desde la primera vez... hasta la última vez?
Ya soy más mujer. Uno cambia mucho, uno aprende mucho.
Experiencia...
Sí, experiencia. Uno aprende bastante de todo, y yo soy bastante receptiva, así que he aprendido bastante.
¿Qué harías para que un hombre haga lo que tú quieres?
Le digo de frente. Uno no debe ponerse con bobadas.
¿Y si no es así?
Si no es una persona así, entonces es muy tenaz porque es que yo sí soy así y ponerme a criar un peladito, como que no. Malicia. Le vas mandando indirectas y si ya está muy brutico, pues, entonces, se le dice: ‘‘Mijo, esto es así”.
¿Qué es mejor: ‘a caballo’ o el clásico ‘misionero’?
Las dos. Sí, las dos.
Te voy a contar tres planes y tú me dices cuál sería el plan más afrodisíaco. En trago, ¿cuál sería el más
afrodisíaco?
Hay un trago que es ginebra con jugo de cranberry y con una gaseosa que es entre la tónica y la Seven Up...
¿Ginger?
Es parecida, se mezcla y queda delicioso, no sabe a trago y es superlight. Yo casi no tomo pero sale uno peor que...
Y llega uno y abre las piernas, mejor dicho...
No, tampoco. Yo sí estoy muy pendiente de mi comportamiento, esa es mi paranoia cuando estoy prendida, pues yo casi no tomo. Ese trago es superrico y hay que saberlo manejar, porque como no sabe a trago, entonces, ahí te puedes ir.
En comida, ¿qué es afrodisíaco?
Creo que la predisposición que ya existe con la comida de mar. Todo es sicología, entonces esa predisposición ayuda.
¿Cuál sería el sitio más afrodisíaco?
Un sitio público.
¿Cualquiera?
Sí. No sé, una discoteca, tal vez.
¿Usas juguetes eróticos?
Estoy abierta a todo.
¿Y cuál es tu juguete preferido?
No me preguntes eso...
¿Y por qué no?
No, mi mamá pobrecita, ay, Dios mío, me voy a quedar huérfana, me van a desheredar... He usado bastantes cosas.
¿Y el preferido?
Va a soñar a que me estoy saliendo por la tangente, pero no. Para mí es como muy estimulante que la persona no sea nada moralista, o sea que tenga la cabeza abierta a cualquier cosa, que se le pueda decir o que se pueda hacer, y que no resulte con que “esto no”. Es para mí superestimulante.
¿Qué sería un mal polvo?
El que recoge el tapete.
¿De verdad importa el tamaño?
No, eso no importa. Importa la química que haya con la persona.
¿Hay algún color que sea símbolo de erotismo o de sexo?
El rojo. El rojo es pasión y yo creo que le pasa a todo el mundo con el rojo. A mí también me pasa con el negro.
¿Cuál es el sitio más extraño en donde has tirado?
En un ascensor.
¿Cuál crees que es el tamaño de unas tetas ideales?
34 B, como las mías.

En una palabra

Sexo
Algo esencial.
Posición
Es algo, no tan esencial, pero bastante fundamental sin ser esencial.
Fiasco
La pérdida total.
Orgasmo
Placer.
Necesidad
Es ser parte de algo como si fuera del cuerpo y querer tenerlo siempre.
Lujuria
Es una locura esencial.
Zona prohibida
Algo que se quiere irrespetar.
Punto G
Lo que deberían aprender todos los hombres.
Cuello
Pasión.
Polvo
Suciedad, porque el polvo tiene mucha.
Polvazo
Eso mal hecho, no es viable.
El mejor polvo
Otra noche inolvidable, de locura.
Viagra
Lo que se invente, pues, bienvenido; pero, para el que lo necesite.

Contenido relacionado

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.