No hace deporte, adora los helados y la bandeja paisa y lo único que dice haberse operado es el busto. ¿Entonces cómo logra verse así de exuberante, provocativa y curvilínea? Los genes alemanes de su padre se mezclaron con los manizalitas de su madre y, como por cosas del azar y la fortuna, de esa tómbola genética salió el número ganador: una paisita nacida en Medellín, amante del cine y de la música de Madonna, dulce pero con temperamento, que odia los chismes y la envidia y que en su primer desfile a los diecisiete años enloqueció a todos los presentes. Varios hombres enardecidos por tanta belleza se botaron a la pasarela a tocarla sin poder creer que además de compartir el mismo nombre de la Schiffer tuviera ese gran parecido que la haría triunfar en el modelaje y ser durante más de diez años una de las top models del país. Estuvo en Argentina y fue tal su éxito que la vimos salir empapada en el video Llueve sobre mojado de Fito Páez y Joaquín Sabina. Luego de ser, el año pasado, portada de SoHo en Ecuador y Colombia, conquistó también a los ecuatorianos. Por eso acaba de llegar a reunirse en Medellín con su hijo, Jerónimo, de cinco años, luego de hacer una gira por ese país en el que le llovieron y llovieron contratos. Volvió a SoHo para ser uno de los tres ingredientes de esta bandeja paisa que a todos nos hace agua la boca y espera propuestas para lanzarse en cualquier momento a la actuación.

Contenido relacionado

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.