Si usted es de los que no se contentan solo con ver fotos, sino que además quiere saber en verdad quién es esta mujer, prepárese, porque le voy a contar todo. Y aunque sé que el ejercicio periodístico exige objetividad, en este caso me niego rotundamente. Primero, porque no soy periodista y, segundo, porque es imposible ser objetivo con una mujer como ella.

Lina Marulanda intimida. De voz grave y firme, nunca ha tenido pelos en la lengua para decir lo que piensa y por eso la quieren o la odian. De sangre paisa, pero amante del caos bogotano, a los 19 años decidió dejar los frijoles de la mamá y venir a comer de la que sabemos a la capital: cinco de la mañana para el gimnasio, clase de siete en la Tadeo, desfile aquí, fotos allá, presentar noticias en la noche y, finalmente, llegar a su apartamento sin amoblar. Así, poco a poco, se fue comiendo esta ciudad y hoy es una de las mejores presentadoras de este país. Trabajó tres años en el departamento de mercadeo del Canal Caracol, ejerciendo su carrera, y hoy se da el lujo de decidir que no quiere presentar más farándula, que no le interesa hablar más sobre la vida privada de Angelina o Shakira, que su foco es otro y que lo único que quiere en este momento de su vida es ser feliz. Podríamos decir que hoy Lina Marulanda hace lo que se le da la gana. De hecho, creo que siempre ha sido así y no sé cómo, pero lo hace bien. Una mujer guerrera, divertida, camelladora, parrandera, acelerada y de un corazón gigante. Esa es Lina Marulanda. Y ya que sabe algo de ella, disfrute estas fotos hechas en la Boquilla, el barrio de pescadores en Cartagena, para que se acuerde de lo bella que es Colombia y de lo hermosas que son las mujeres en este país.

Contenido relacionado

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.