No uso Photoshop porque prefiero la actitud de una modelo frente a la cámara que los adelantos técnicos. No lo uso porque me parece difícil hallar atractiva a una mujer que haya sido retocada con Photoshop. Prefiero el lenguaje crudo, real, con que hago mis fotos que las imágenes muy modificadas.

Manipulamos tanto la imagen de la gente en los medios, que no en vano en Francia hay un proyecto de ley para que sea obligatorio informar al lector que la imagen ha sido retocada.

Para lograr mejores fotos, yo prefiero meterme en la intimidad de la mujer, llegar como hombre y no como fotógrafo.  Llego a la casa de ella, empezamos a hablar, a tomar vino, y cuando ella menos lo piensa ya he tomado cientos de fotografías, que al final de la sesión pueden ser miles.  Mis fotos nunca son planeadas, nunca son fijas. Se basan en la espontaneidad y no en las poses. Por eso casi siempre salen en seriado.

No uso Photoshop porque creo que los defectos de una modelo hacen parte de su perfección; porque me gusta lo natural; porque no me gustan las imposturas.  

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.