25.000 hectáreas, 3 macizos montañosos, 5 tipos de bosques y 140 especies de aves, todo esto en medio de una de las zonas más áridas de Colombia, pero Natalia es la que atrae las miradas y hace a los hombres deshacerse en elogios. Fueron necesarias varias horas de viaje en avión y camioneta, caminatas en medio de un intenso calor y unos cuantos días de levantarse temprano y acostarse tarde, pero de alguna forma Natalia se las arregló para lucir como ninguna. Trabajo no le cuesta en realidad, porque su belleza y frescura son únicas.

Estudió Periodismo, pero nosotros la conocimos por ser VJ del programa Mucha música y luego por la telenovela Juegos prohibidos y el reality Bailando por un sueño. Pese a la fama, no se acostumbra del todo a ser un personaje público y por eso lo suyo son los planes sencillos.

No es esclava de dietas ni del bisturí. Solo se ha operado los ojos por un problema de visión y su cuerpo lo ha obtenido a punta de gimnasio, ballet, gimnasia olímpica, natación, voleibol y básquetbol.

A pesar de que le fascina la música, sabe que no tiene la voz para ser cantante, uno de sus sueños. Nosotros, en cambio, sí pudimos cumplir uno de los nuestros: tenerla a ella justo donde y como la queríamos.

Contenido relacionado

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.