Los nueve1 campeonatos de la NBA que Phil Jackson ha ganado a sus 55 años se deben en buena parte a la religión y la filosofía. Jackson empezó a jugar baloncesto porque durante su niñez cualquier diversión distinta a la música o los deportes le estaba terminantemente prohibida.

Hijo de ministros evangélicos, Phil creció en un ambiente alejado de la televisión, el cine, los bailes o cualquier otra cosa que pudiera llegar a ‘corromperlo’. Los valores fundamentalistas de los padres de Jackson hicieron que, junto con algunas lecciones de trombón y piano, Phil buscara en los deportes un pasatiempo distinto al de asistir a misa varias veces a la semana.

Quienes estudiaron con Phil en el colegio lo recuerdan como un “all around athlete”2. Angular, flaco y ya con su estatura máxima, el ‘Chico de Montana’3 jugó béisbol semiprofesional antes de cumplir los 20, sin mayor éxito4. En el coliseo, sin embargo, la cosa era a otro precio. Jackson empleó cada centímetro de sus brazos, piernas y hombros para convertirse en una verdadera amenaza dentro de la cancha. Eran tantas las clavadas protagonizadas por Phil en su afán por salvar cuanta bola le fuese posible que en poco tiempo Phil era más conocido como ‘The mop’ (el trapero) que como Phillip Jackson5.

Si bien los Fighting Sioux6 llegaron siempre a las finales de la NAIA, el paso de Jackson por la Universidad de South Dakota tuvo muchas otras facetas. Mientras tomaba cursos de Sicología, Filosofía y Religión, Phil se liberó del yugo espiritual de sus padres y decidió explorar el pensamiento oriental (algunas veces con la ayuda de alguna droga sicoactiva7). La nueva versión hippie de Jackson incluía afinidad por los Grateful Dead8 así como por el autor Carlos Castaneda9.

New York, New York…
En 1967, los Knicks de Nueva York convirtieron a Jackson en el escogido número 17 del Draft de la NBA. Aunque nadie lo sabía entonces, Phil había sido elegido para formar parte del equipo que ganaría los títulos de la NBA en el 70 y 73, respectivamente10. Aunque Jackson, ahora apodado ‘Head and shoulders’, no pudo estar en la cancha en el 70 a causa de una cirugía, el espíritu del equipo fue tal que Phil acompañó a los Knicks en calidad de fotógrafo. Para 1973, Jackson estaba perfectamente recuperado11. Con un promedio de 11,1 puntos por partido, el poste fastidiaba a los contrarios con su extraña y casi torpe manera de defender y ganar rebotes. Cuando todo parecía ir muy bien, el juego generoso de Jackson abandonó Nueva York. Antes de retirarse por vez primera de la NBA, Phil aceptó convertirse en jugador–asistente de dirección en el vecino equipo de los New Jersey Nets, en 1978.

Dos años después, y tras haber estado 12 en la NBA, Jackson se encontraba lejos del juego dirigiendo un gimnasio en su Montana natal. Sin embargo, la necesidad de basquetbol de Phil lo llevaría de regreso. Jackson se reenfiló en los Nets en el 81, trabajó como comentarista deportivo para televisión entre el 82 y el 83, y finalmente terminó como entrenador de los Albany Patroons de la CBA12. En sus cinco temporadas con los Patroons, Phil obtuvo un campeonato, un premio al mejor técnico de la liga y una oportunidad de aplicar por primera vez al cargo de assistant coach para los chicago Bulls13.

La ciudad de los vientos…
Sin embargo, los Bulls —en ese entonces— no fueron para él. Su atuendo lo delató y recibió una rotunda negativa para hacer parte del equipo. Ante este panorama desalentador, Jackson dejó a los Patroons, en 1987, aplicó para el seguro de desempleo y adelantó gestiones para comenzar una especialización en Sicología. Ese otoño, Krause llamó de nuevo sugiriendo que en esta oportunidad viniera vestido normalmente. Phil, finalmente, obtuvo el puesto.

El entrenador de los Bulls era Doug Collins, un líder carismático que a pesar de contar con el mayor anotador de la NBA en su equipo14 no pudo hacer funcionar la filosofía de “pásenle la bola a Michael Jordan y quítense del medio”. Jackson siempre supo que la estrategia debía cambiar y así lo demostró en su primera oportunidad. El 17 de diciembre de 1988, la temprana expulsión de Collins en el primer cuarto de un juego contra los Celtics de Boston permitió que Jackson cambiara por completo la estrategia de los Bulls. Aunque se trataba de una suplencia insignificante algo milagroso había empezado a ocurrir. “Fue como si nos hubieran dejado salir de una jaula. Ganamos ese partido por que estábamos completamente relajados. Desde entonces supimos que Phil debía convertirse en nuestro entrenador titular”, diría posteriormente el jugador Horace Grant al New York Times, refiriéndose a ese encuentro.

Para consuelo de Grant, y los fans de los Bulls, no transcurrirían sino dos meses antes de que Phil Jackson asumiera el papel de entrenador titular. Phil era el nuevo jefe de los Bulls y eso implicaba grandes cambios. Con una combinación de tacto, diplomacia, inteligencia y, llegado el caso, órdenes amigables, Jackson logró hacer que la nueva estrategia fuera compatible con la magia de Jordan15.
Jackson confió en sus instintos y el experimento le funcionó: si bien para la temporada 1990–91 el promedio de puntos obtenidos por Jordan en un juego bajó a 31,5, ese mismo año los Bulls llevaron a casa el primer título de campeones en su existencia. La nueva estrategia había hecho invencibles a los Bulls a tal punto que, entre 1991 y 1993, el equipo de Chicago se convirtió en uno de los muy pocos conjuntos en la historia de la NBA que lograron obtener el campeonato de manera consecutiva en tres ocasiones16.
Aunque una sola tripleta de títulos constituía una hazaña impresionante, Jackson volvió a repetirlo de 1996 a 1998. Antes de dejar Chicago Phil aprovechó el regreso de Michael Jordan al baloncesto y una vez más retuvo el título en tres ocasiones consecutivas.

Lo que el viento NO se llevó
Como si se tratara de una mala película de acción, un día cualquiera de junio del 99 Jackson anunció ante las cámaras de una rueda de prensa que dejaba los Bulls; minutos más tarde, montó su Harley Davidson y cabalgó hacia la puesta de sol sin responder las preguntas de un mundo obsesionado con el equipo ensueño de Chicago.
Tras empacar su último trofeo campeón, Jackson, que simplemente “no estaba de acuerdo con la dirección en la que Krause pensaba conducir a los Bulls”, no encontró un motivo lo suficientemente fuerte como para resistir los viajes y las presiones de una nueva temporada. Consciente del desgaste que ocho años al frente de los Bulls le habían traído consigo17, Phil se retiró del baloncesto nuevamente y se ocupó de otros aspectos de su vida.

Aun cuando las comparaciones son odiosas, lo más parecido a un director técnico de la NBA hoy en día podría ser el papel interpretado por el ratón Mickey en el clásico animado Fantasía. Para ser entrenador se debe ser capaz de dirigir una orquesta desde el vértice de un tornado18.

Sin embargo, si alguien tiene la capacidad para hacerlo es Phil Jackson. A pesar de estarse separando de su esposa, cuando Jackson recibió la propuesta de dirigir a los Lakers de los Angeles, el hombre de la barba blanca aceptó inmediatamente. Tras un año sabático, Phil vio en el nuevo reto la oportunidad ideal para recomenzar su vida.

El 16 de Junio de 1999 Phil Jackson firmó un contrato a cinco años y se convirtió en el técnico número 15 en la historia de los Lakers. Phil recibió un equipo que a pesar de estar lleno de talento no lograba pasar nunca de la segunda ronda del torneo. Un año más los Lakers eran un equipo impresionante que se coronaba campeón por primera vez en 12 años. ¿Cómo lo hizo? Aunque podríamos decir que Jackson enfatizó en la defensa y en la necesidad de tener espíritu de equipo, la verdad es que ante las risas maliciosas de los escépticos Jackson hizo limpiar su oficina con rituales indígenas y regaló a sus jugadores los mismos libros de filosofía y autosuperación que había obsequiado a los Bulls años atrás.

La mezcla entre maestro zen y ‘dude’ no sólo consiguió cambiar radicalmente las estadísticas del juego dorado19 sino también las relaciones entre los jugadores de los Lakers20. Jackson logró marcar una diferencia en su primera temporada. Además, aunque en un comienzo los resultados de los Lakers parecían hacer del título obtenido algo excepcional, el gurú del básquet volvió a lograrlo en su segundo año.
El pasado 15 de junio los Lakers derrotaron a los Sixers de Philadelphia a domicilio consiguiendo el mejor récord en la historia de los playoffs de la NBA21. El desempeño de los Lakers este año es impresionante, al punto que entre rap y desfiles los célebres Shaquile O’Neal y Kobe Brian ya prometen volver con un tercer campeonato consecutivo en la próxima temporada.

Aun cuando quizá no cuente con los poderes necesarios para matar un elfo, alcanzar un hobbit o para dominar los conjuros de otros personajes Tolkienescos, los diez círculos victoriosos que adornan la carrera deportiva de Phil Jackson confirman que, en materia de baloncesto, el actual técnico de los Lakers es, sin lugar a dudas, el único e inigualable Señor de los Anillos.

Pies:
1
En realidad son diez los títulos si se tiene en cuenta que los Knicks de Nueva York obtuvieron uno en 1970 durante una lesión de Phil.
2 Ya como linebacker, como pitcher–primera base o como un agresivo centro en el baloncesto, los casi dos metros de Jackson siempre lo hicieron hacerse sentir dentro del campo de juego.
3 Jackson nació en la parte rural del estado norteamericano de Montana, el 17 de septiembre de 1967.
4 A pesar de contar con una impresionante ‘bola de fuego’, su indomabilidad en el montículo de picheo evitó que Phil llegara lejos en el equipo de la Universidad de Dakota del Norte.
5 En la época en la que Phil defendía como poste, su extraño gancho de izquierda al lanzar le permitió alcanzar un promedio de 27,4 puntos por partido en su temporada senior 1966–67.
6 La Universidad de Dakota del Norte bautizó su equipo de baloncesto en honor a la guerrera tribu indígena norteamericana.
7 En una entrevista concedida con ocasión de los 50 años de la NBA el mismo Jackson hace referencia a su contacto con la marihuana en sus épocas de universidad, pelo largo y barba.
8 Banda de rock and roll liderada por el difunto gran guitarrista Jerry García a la cual se le atribuye la primicia de utilizar la hoja de marihuana como estampado en la ropa.
9 El escritor mexicano Carlos Castaneda es uno de los más reconocidos profetas en Occidente de la cultura del chamanismo y la exploración del ser .
10 En su paso por los Knicks, Jackson tuvo la oportunidad de conformar un equipo legendario al lado de nombres como Bill Bradley y David De Busschere, entre otros.
11 Tras recorrer en bicicleta el trecho entre el Madison Square Garden y su apartamento en Manhattan antes de cada partido, la particular apariencia de Jackson, así como su garra, dividían al público de cada partido entre quienes lo admiraban y los que encontraban en él una fuente para sus chistes.
12 Continental Baskteball Association.
13 Aunque Jackson cumplía con los requerimientos para llenar el cargo, su exorbitante sombrero de plumas ahuyentó las ganas que Jack Krause tenía de contratarlo.
14 Con un promedio de 35 puntos por juego Michael Jordan obtuvo en la temporada 86–87 el primero de los nueve títulos de mayor anotador de la NBA que habría de obtener en su carrera.
15 “Nunca he sido un controlador pero sí soy estricto. Al momento de llegar a los Bulls hice lo necesario para que mis jugadores entendieran que TODOS debían jugar y no sólo Michael”, dijo Jackson a la revista Hoops años más tarde. “Si bien Jordan seguía estando autorizado para anotar cuando quisiera, el hecho de que se esperara mucho más de los demás jugadores del equipo convirtió a Jordan en algo mucho más letal y a los Bulls prácticamente invencibles”, añadió Jackson.
16 Los únicos clubes que han logrado la misma hazaña fueron los Boston Celtics (1959–1966), los Lakers de Minneapolis (1952–1954) y los mismos Bulls del 96 al 98.
17 “Si bien me siento muy afortunado de haber contado con la posibilidad de que ambas de mis hijas se hayan graduado del mismo colegio en una ciudad hermosa, el alto ritmo de viajes y presiones han convertido a un hombre melenudo de abundante cabello marrón en un cuasi calvo anciano de pelo blanco”, reportó Jackson en una entrevista concedida a Cigaraficionado pocos meses después de haber dejado los Bulls.
18 Tras su fallido intento de dirigir a los Lakers el legendario jugador Marvin ‘magic’ Johnson declaró que lo más complicado había sido tratar de conciliar los intereses de unos jugadores ambiciosos, millonarios y tercos que además vivían convencidos de ser el mejor regalo de la vida al basquetbol.
19 Así se les conoce a los Lakers en virtud del amarillo de su uniforme de locales.
20 Mientras que antes de la llegada de Jackson, Saquille O’neal y Kobe Brian funcionaban más como competencia mutua que como equipo, las últimas fotos los muestran abrazándose de manera sincera y amigable.
21 Con 15 partidos ganados y uno solo perdido Phil Jackson añade un récord más a su colección.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.