La palabra, que todo lo puede, ha sostenido desde siempre una relación de amor y odio con la imagen. A ratos se llevan bien, comulgan la una con la otra, se ayudan mutua e incondicionalmente. Sobran ejemplos de los momentos armoniosos entre estas dos dictadoras, palabra e imagen, de los encuentros acertados entre el cine y la literatura, de la grafía y las artes plásticas, de la letra y la música, de la idea que logra expresarse con éxito. Sin embargo, muchas veces riñen y no llegan a ningún acuerdo; compiten cada una con sus ventajas y desventajas, y en más de una oportunidad lo que se dice no dibuja la idea o no concreta la intención; ni la imagen logra ser tan contundente como el verbo, aunque en muchas ocasiones sí consigue superarlo; y en esas se la pasan, tratando cada una, por su cuenta y sin descanso, de llegar airosas al mismo final: la idea. Ahí está, entonces, el reto de quien pueda amansara cualquiera de estas dos fieras. Quien lo consigue, o al menos quien puede usarlas con destreza, tiene el mundo en sus manos: ha podido agarrarlo por sus sentidos; por los ojos y los oídos nos entra el mundo, a través de ellos nos entran hasta las corazonadas. Aun los que intentan trasegar por lo oculto, cuando están cerca del presentimiento, dicen: veo, oigo. No importa llegar hasta la incoherencia y decir: veo una palabra, oigo una imagen. Lo que cuenta es que ahí están nuestras dueñas, dispuestas a ejecutar su designio.

A los que nos tocó en suerte luchar con la imagen y con las ideas para convertirlas en palabras, nos tocó lidiar con la precisión y la contundencia de algo que no tiene reversa y que muy pocas veces presenta ambigüedad. Por decir algo, la palabra horrible no admite la interpretación subjetiva que sí puede tener la visualización de algo también horrible. A veces se coincide, a veces no. Lo que sí sucede siempre es que en el acierto de la precisión está la gloria o el infierno de quien escribe, ahí está el meollo del oficio, la salvación o la condena. Nos la jugamos a diario tratando de negar lo que siempre se ha dicho, cuando muy románticamente alegamos: una palabra vale más que mil imágenes.

Cualquiera podría pensar que esta retahíla pretende aguarle la fiesta a una revista como ésta, donde la imagen es la reina, donde las reinas y las mujeres bellas se toman las páginas con la autoridad que su belleza les concede. Pero ni que fuéramos ciegos, ni tan desubicados como para poner a competir un adjetivo, por más acertado que sea, con un buen par de tetas. Aquí o allá, ahora y siempre, ganan ellas a pesar de que los escritores también nos empelotamos, de otra manera, pero también sacamos nuestras vergüenzas al aire. Pero en estas páginas no competimos y tenemos más en común con la niña de la portada que con todos los mandatarios del planeta, mucho más con la que muestra sus nalgas que con el Papa o con cualquier alucinado que se crea dueño del mundo.

Por lo pronto no hay discrepancias en este lugar donde lo escrito y lo visto se complementan y hacen parte de un strip tease común: la imagen y la palabra tal como Dios las trajo al mundo, para mostrar las cosas como son. Es esta vocación exhibicionista la que a veces nos lleva a quienes creemos más en la palabra, a tomarnos el descaro de opinar públicamente, ¡y en primera persona!, así nos toque ponerles silicona a los sustantivos, y asumir, de vez en cuando, una que otra postura indecente. Todo se vale en el arte de seducir lectores.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.