Nadie podía creerlo. Era más que una moto: era una máquina de la que cualquier hombre podría enamorarse. Y sucedió. Fue hace unos meses, cuando Suzuki presentó la espectacular GSX-R1000. Fanáticos y aficionados, que escurrían saliva de solo verla en catálogos, apenas pudieron asimilar el impacto. Esta moto con pinta de nave es entretenimiento puro, esencial, sin adulteraciones. Tanto, que fue elegida por prestigiosas revistas como Cycle World y Sport Rider Magazine como la mejor moto del 2001.

Es cierto: no hay mejor prueba ni mejor argumento de las capacidades de la GSX-R1000 que su rendimiento en la pista y en la carretera. Lo otro son ficciones, palabras y estadísticas. Y allá, en la vida real, donde las cosas no obedecen al papel, logró también probar su poderío: barrió en varias competencias internacionales y ganó el Campeonato Extremo de Fórmula AMA versión 2001. ¿Más argumentos?

El crédito del buen desempeño se lo lleva su potente y compacto motor, y adelantos tecnológicos muy avanzados que la ubican muy por encima de otros modelos de su rango. El sistema de exostos controlado digitalmente que optimiza el torque, la inyección con mapas de combustible detallados para mayor eficiencia de la gasolina, el velocímetro digital y el arranque eléctrico son parte de su magnetismo.

Ligera, ligerísima, hecha en aluminio y titanio, posee una transmisión de seis velocidades. Detallitos que
la convierten, ante todo, en una máquina envidiable.

¿Se le apunta?

Ficha técnica
Motor

988 c.c, 4 cilindros, 16 válvulas
Transmisión
6 velocidades
Largo/Ancho/Alto
2.045 mm./715 mm./715 mm.
Peso
171 kg (374 lbs.)
Capacidad del tanque
18 litros (4.8 gal.)
Acel. de 0 a 100 km/h
US$10.400

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.