Sólo basta con pulsar un botón y ya. El techo del auto empieza a retraerse hasta que queda guardado totalmente en el baúl. 28 segundos exactos dura esta maniobra que, al finalizar, lo pondrán a usted —al mejor estilo de James Dean— a disfrutar del viento y del cielo abierto ante su cabeza en esta nueva versión de los descapotables que tanto furor tuvieron durante la década del 60.

Pero si lo que quiere es más privacidad para compartir con su ‘copilota’, o la lluvia arruina ese momento de placer, o el sol está muy fuerte, el Peugeot 206 CC también le brinda esa facilidad para aislarse del mundo. Con la operación contraria, el descapotable pasará a ser todo un deportivo cerrado, presto a esconderlo de esas miradas impertinentes que nunca faltan. Un capricho que sólo unos pocos pueden darse.

Y aunque, la recomendación es hacer esta operación con el auto detenido, ésta también se puede realizar con el carro en marcha. No tanto a los 204 kilómetros por hora que alcanza, sino siempre que vaya a menos de los 10 km./h. A no ser que usted quiera medírsele al cambio, a toda velocidad, y ver cómo el techo queda regado en mil partes sobre la carretera, al igual que cualquier Fórmula Uno cuando se choca. La elección es suya.

La prehistoria del Peugeot 206 CC comenzó cuando la fábrica francesa presentó en el Salón de Ginebra de 1998, un prototipo llamado 20–Corazón, que era una versión convertible del 206 que ese mismo año se iba a poner en venta. Este vehículo despertó tal expectativa que hizo que los responsables de Peugeot se plantearan que este ejercicio de diseño pasara a la fabricación en serie. Así es como nació este nuevo modelo, o ¿será mejor escribir: así es como nacieron estos dos autos en uno?

Ficha técnica
Motor
1.997 c.c., 4 cilindros
Largo/Ancho/Alto (mm) 3.835/ 1.673/ 1.373
Velocidad máxima 204 Km./h
Aceleración de 0 a 100 km/h 9,3 seg.
Precio $ 75’000.000

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.