Ya no más peleas por ver quién sale en el carro, con la Mazda 5 van a caber todos y va a tener espacio hasta para los vecinos.

Para llenar una Mazda 5 se necesitan un papá, una mamá y cinco hijos; o cuatro hijos y el perro; o tres hijos, el perro y la abuela; en fin, la combinación que sea, pero que al final sumen siete. Fácil de manejar, fácil de disfrutar, premiada en medio mundo por segura y funcional, la camioneta, se puede decir sin pena, es el aspirante perfecto para ser el octavo miembro de la familia.

Niños, se trata del carro perfecto, armónico, no lo vayan a dañar peleando quién va en segunda fila y quién en tercera; es mejor dejar eso a papá y mamá.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.