Esta vez no es un Freelander, sino dos. El primero viene en versión gasolina, mientras que el segundo es turbodiesel. En un caso u otro, el ancho, alto y demás medidas han sido aumentadas, sin que esto lo convierta en un camión imposible de maniobrar en nuestras calles.

Según la versión, el Freelander 2 puede traer conexión automática de luces y limpiaparabrisas, programador de velocidad, climatizador de doble zona, techo solar panorámico deslizante, navegador con DVD, pantalla táctil y sistema Bluetooth, en fin, esos pequeños detalles que hacen a los hombres felices.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.