La nueva Kyron conserva los beneficios del motor de su antecesor, pero con cambios en su diseño, que lo hacen más atractivo. Su imagen es más deportiva y esos pequeños detalles, como los mandos de la caja secuencial en el timón y en la palanca (en versión automática T-Tronic), lo hacen una pieza seductora.

Aire acondicionado con purificador de aire, bloqueo central, vidrios eléctricos, radio con CD y MP3, 6 parlantes, antena incorporada en vidrio, espejos eléctricos y retráctiles y reloj digital, todo esto sumado a un motor diesel de 141 caballos con inmejorables especificaciones mecánicas. Potencia, lujo y economía (¿ha visto los precios de la gasolina últimamente). No podría tener algo mejor ni rezándole al santo de su devoción.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.