En países como Chile, Brasil, Venezuela, España y Estados Unidos, el Fit es una completa locura, pero donde definitivamente causó conmoción fue en Japón, país en el que poco tiempo después de su lanzamiento obtuvo el premio al Automóvil del año. ¿A qué se debe tremendo éxito? Muy simple. El Fit (también conocido en otros países bajo el nombre de Jazz), además de rendir honor a los altos estándares de calidad, diseño y tecnología que caracterizan a las marcas japonesas y de adaptarse perfectamente a las condiciones de tráfico de las grandes metrópolis, suma a esas valiosas señas un detalle esencial: un amplísimo y versátil espacio interior.
Las dimensiones de la cabina del Fit son notablemente superiores a las de los vehículos del mismo segmento y la característica más especial del modelo se encuentra en sus sillas, que permiten ser ajustadas según las necesidades del propietario. Abatiendo los respaldos de las sillas traseras se obtiene una superficie de carga plana en la que caben tranquilamente dos bicicletas. Por otra parte pueden levantarse los asientos traseros y juntarlos al espaldar para habilitar una zona de carga independiente al baúl a la que puede tenerse acceso a través de las puertas traseras del vehículo. Y, por último, está la opción de convertir la cabina del vehículo en una cama doble recostando todas las sillas para descansar o.en fin.
El Fit está disponible en Colombia en dos diferentes versiones (LX y EX) que varían según su equipamiento y transmisión (automática o manual), pero que son impulsadas por un único motor de 1,4 litros, lo suficientemente sofisticado como para generar una potencia superior a los 80 caballos de fuerza.
Compacto, moderno, espacioso, versátil, potente, bajo en consumo de combustible y al día en materia de seguridad. ¿Qué más se le puede pedir a esta 'pequeña -gran- maravilla'?

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.