En este caso su casa será rodante y lo llevará a donde usted quiera. Desde ese sitio donde todos lo conocen y lo aprecian hasta las esquinas más recónditas, lugares que siempre quiso conocer y nunca pudo por falta de medios.

Pero esta Ford no solo es "guerrera", es también un manojo de lujos y comodidades que hacen del camino algo tan o más interesante que el destino final. Airbag para conductor y pasajero, elevavidrios eléctricos y timón regulable forrado en cuero para que ni las manos le duelan después de manejar, un detalle nimio si se quiere, pero que demuestra que si hubo tiempo para pensar en eso es porque todo lo demás en materia de diseño y desempeño estaba más que resuelto.

La EcoSport está servida en bandeja de plata, a la espera de que usted la haga suya. Difícil no le va a quedar.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.