El carro de Fórmula Uno es muy similar a cualquier Fórmula, pero el nivel de tecnología que se maneja es lo que lo hace destacable. Por ejemplo, el carro por reglamento tiene que pesar 600 kilos incluido el piloto, pero sin gasolina. Esto es, el carro completo como sale a la pista. Entonces, uno de los retos es lograr que todos los componentes sean lo más livianos posible, incluido el piloto, para así tener peso extra que distribuir por el chasís para la puesta a punta del carro. Por eso, es ideal mantenerse en un mismo peso, para trabajar siempre bajo las mismas condiciones; normalmente, el peso que se pierde por carrera es proporcional a la hidratación del fin de semana.

Dentro del chasís, el piloto va como en una cápsula bastante comprimida, tanto que para poder  montarse y bajarse tiene que quitar el timón. La posición es bastante acostada y lo aseguran con un cinturón que le coge el pecho a cada lado, por fuera de las dos piernas y entre las piernas. Se llama de cinco puntos, pues llegan todos a una sola hebilla. En los pies solo están el acelerador y el freno, que se presiona con el pie izquierdo. Los cambios de un Fórmula Uno van en el timón, igual que el embrague y otros botones como el de la bebida, el que activa el limitador de velocidad, el del radio para comunicarse a pits y otros para modificar las revoluciones del motor o ajustar el control de tracción.  Hay varias cosas impactantes de un Fórmula Uno, como la velocidad que alcanza y cómo frena de rápido, ya que puede lograr más o menos 350 km/h y frenar entre 50 y 100 metros; otra cosa es la rapidez con la que reacciona, esto significa que uno medio le mueve el timón y el carro responde instantáneamente, esto es indispensable para tratar de mantener la mayor velocidad en las curvas. Aunque la velocidad que se alcanza en un Fórmula Uno es bastante, no se siente dentro del carro. Lo que sí se siente son las gravedades en la aceleración, en las curvas y cuando se frena; gravedades que pueden llegar a ser cinco veces el peso de una persona. Todo esto de la Fórmula U no salta a simple vista.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.