Cultivar coca hace parte de mi pasado. A la Sierra Nevada de Santa Marta llegué hace 16 años, me vine con mi esposa desde Barranquilla y empezamos a cultivar banano. Después me dediqué a oficios varios y luego, viendo que otra gente lo hacía, empecé a cultivar coca.

Alquilaba tierras a 500.000 pesos la hectárea; diez mil semillas de coca costaban 300.000 pesos y alcanzaban para una hectárea. Manejábamos químicos para fortalecer la planta, que a los siete meses estaba para el primer corte. Yo manejaba diez personas cada vez que se iba a recolectar la coca, que se llama raspar, por ahí unas tres veces al año.

Por hectárea se necesitaban entre ocho y diez raspachines, a los que se les pagaban entre 15.000 y 18.000 pesos por día, más comidas. Trabajaban seis días, máximo, y se iban a otro cultivo a seguir raspando. Así, un raspachín se puede hacer unos 700.000 pesos mensuales.

Además, contratábamos a un señor que sabía cortar y teníamos que comprar químicos. Por cosecha sacábamos entre 1.000 y 1.500 gramos de pasta de coca, se nos iba casi 1.000.000 de pesos en costos y nos quedaban otros dos de ganancia, lo que nos servía para sostenernos unos dos meses, hasta la próxima cosecha.

Hoy, seguimos en la Sierra Nevada, pero en otro plan. Gracias al programa presidencial contra cultivos ilícitos, somos 1.571 familias que hemos comprado tierras, tenemos proyectos ecoturísticos, artesanías, cultivos de café, cacao y apicultura, los cuales son administrados por nuestra propia empresa. En mi caso particular, soy propietario de una de las veinte posadas ecoturísticas del programa Familias Guardabosques, nos capacitamos en servicio al cliente, manejo de alimentos y, demás, cuidamos la sierra y damos hospedaje y recreación a los turistas en cabañas.

Me gano entre 250.000 y 300.000 pesos, pero porque apenas nos están conociendo. El programa de la Presidencia de la República nos ha ayudado mucho y ahora nosotros estamos buscando la forma de comercializarnos. El cambio de vida ha sido duro, pero estamos haciendo bases sólidas.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.