En 1999 fui elegida reina de Guainía y con apenas 19 años participé en el Concurso Nacional de la Belleza. Para mí era una experiencia totalmente nueva y difícil sobre todo por la presión que ejercen los medios. Yo me la pasaba nerviosa, con miedo de meter la pata en alguna respuesta y dejar mal parado a mi departamento.


Una tarde estábamos en el Hotel Hilton y una periodista me hizo una consulta que parecía inocente, pero que terminó siendo fatídica: ¿Tú hablas inglés?. Dije que sí. Yo había estudiado 2 ó 3 horas por semana en un colegio de Medellín, el San Agustiniano, donde me gradué de bachiller y tenía nociones básicas del idioma. Pero en ese momento se me nubló la mente por completo y no me salía ninguna palabra coherente. Mientras hablaba me decía por dentro: "Dios mío, ¿Qué es lo que estoy diciendo? Parezco hablando en chino". Terminé diciendo: "Y... loving in Colombia, is... felicing de estar en Cartagena...Hilton" y ya no pude seguir.. De una me di cuenta de que había cometido el oso más grande de mi vida y ya no podía remediarlo.


¿Por qué se me borró todo de la cabeza? ¿Cómo me dejé entregar tan fácil a la prensa? Fue producto de mi inmadurez. Después de semejante decepción quedé traumatizada y me autoimpuse la meta de estudiar inglés en la universidad EAFIT de Medellín. Desde hace tres años vivo en Miami, soy administradora de empresas, logré lanzar mi propia marca de vestidos de baño "Yeris Paola" y además trabajo modelando en Australia para una marca femenina de surfing. Pero lo más importante es que hoy puedo decir con orgullo que hablo correctamente el inglés.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.