En 1998, la revista TV y Novelas creó un premio llamado A la Gloria Musical, en reconocimiento a la vida y obra de un cantante, y ese año decidió entregármelo. El acto se llevaría a cabo en el teatro Jorge Eliécer Gaitán de Bogotá en medio de los premios que llevan el nombre de esa revista.

Como parte del espectáculo me tocaba subir al escenario a cantar, aunque no recuerdo si era antes o después de que me dieran el premio. El hecho es que llegado el momento me subí al escenario a cantar La sombra, aunque no en vivo sino con pista. Estaba en medio de mi interpretación cuando el CD se rayó, tuvo un salto y yo quedé perdida. No me tomó mucho tiempo en retomar la letra, pero ya todo el mundo se había dado cuenta. Me dio pena, me sentí mal, pero tuve que seguir hasta el final de la canción.

Lo que no saben es que en eventos de ese tipo todo el mundo dobla, nadie canta en vivo, solo que a mí fue la única que me pasó el incidente. Nadie dio la cara para excusarse, pero yo tampoco reclamé, la culpa no es de nadie, el CD estaba rayado y ya, es como cuando uno sale a carretera y se pincha una llanta. Son accidentes que pasan. Nunca antes me había pasado algo así y nunca más me volvió a pasar porque yo siempre canto mis canciones en vivo. La verdad, el suceso me afectó tan poco que me cuesta trabajo recordar los detalles al respecto.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.