En 1974, César Cifuentes, en ese entonces director creativo de Propaganda Sancho, me encargó realizar el dibujo animado de un gorgojo para un comercial de Tríplex Pizano. La idea era demostrar que estos coleópteros no eran capaces de devorar los productos de esta famosa marca de madera. Aunque no puedo decir que hacerlo fue difícil, el proceso sí fue dispendioso: durante 45 días, con un equipo de 12 personas, realizamos alrededor de 1.500 ilustraciones (entre bocetos, guías y dibujos de animación), de los cuales alrededor de 400 dibujos en acetato sirvieron para hacer un comercial animado de 20 segundos, en formato de cine de 24 imágenes por segundo. Se tenía claro que el protagonista debía ser mexicano: el target principal eran todos los carpinteros quienes generalmente admiran la cultura mexicana, sus novelas y las rancheras. La decisión, entonces, era lógica y coherente. Fue así como se le dio su personalidad, vistiéndolo como un mariachi, con el típico sombrero, bigotes largos y acento "manito", que interpretó el fallecido actor Álvaro Ruiz. La primera versión fue en blanco y negro; la segunda, de 1984, cuando el gorgojo "contraataca", es la de mayor recordación y en ella también aparece el 'mano' comején; el tercer comercial data de 1985 y es cuando el 'mano' gorgojo le regala de cumpleaños una tabla de almuerzo a su novia, pero deciden hacer una mesa, y la última, de 1987, muestra a un 'mano' gorgojo muerto de hambre en frente de San Pedro, porque la biblioteca donde se alimentaba la reconstruyeron con madera Pizano.
 
 

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.