Les voy a contar cómo me convertí en Johnson's baby hace muchos años. Una amiga de mi mamá tenía una pequeña agencia de casting que se llamaba Siloé. Mis hermanos mayores ya habían participado en varios comerciales y una vez fui con ellos; de inmediato, la amiga de mi mamá me dijo que presentara un casting. Yo tenía siete años. Estaba feliz, frente a una cámara me hacían tomas de un lado, del otro, de frente, tenía que hacer cara feliz, cara triste, de sorprendida y para qué, era una niña muy linda. Luego me pusieron a ensayar la escena de rinse Johnson, y me sentía muy bien. Un día llamaron a mi mamá, no fui al colegio (yo estudiaba en el Anglo Colombiano) y me llevaron a conocer a la que sería mi hermana en el comercial: Lina María Chedraui (Señorita Cundinamarca en 1995). La grabación fue muy especial y recuerdo que solo duró un día. Mi actuación consistía en hacer de hermanita de una niña. Yo quería usar el mismo rinse de ella y le preguntaba: "¿Rinse Johnson también es para mí?" y luego: "¿Con rinse Johnson también me puedo peinar así y así", yo salía crespa, con colitas y con otros peinados. Nunca tuve que estar en una ducha o con champú en la cabeza. Ahí me gané cuatrocientos mil pesos. Además de ahorrar algo me compré muchos juguetes. Esto me abrió las puertas para grabar otros de Gelatina Royal, Kellog's, Care Free y hasta fui monstruo Comepaleta. En el colegio siempre me conocieron como "la niña Johnson". Nunca me molestó y aún muchos amigos me recuerdan así. Hoy soy publicista y trabajo en diseño de interiores en Nueva York.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.