Mediodía en la costa de Salvador: una bahiana salta sobre una cama elástica. La escena ocurre en slow motion y el sound track es un relajante bossa nova. Medianoche en pelourinho, el centro de Salvador: una baqueta vuelve a la mano de su dueño, quien golpea su tambor siguiendo el ritmo de los otros ocho percusionistas callejeros. Es batucada, uno de los cientos de ritmos que han surgido en el nordeste brasileño. Turistas y locales mueven sus caderas y los siguen por las calles. El eco retumba por entre las iglesias y las casas coloniales adecuadas como bares y tiendas artesanales y se mezcla con notas de samba, choro, axé y reggae. Uno podría cerrar los ojos , cruzar puertas y pasadizos siguiendo las notas que salen de cada rincón. Llegaría a plazoletas abiertas al público, en las que sin pagar un solo real, una multitud de amantes del MPB (música popular brasileña) sin importar raza, estrato social ni edad, baila lo que toque el grupo de turno. Dios ha dispuesto un altoparlante y la música llega a cada rincón de Bahía.
Para llegar a este paraíso, tierra de Gal Costa, Caetano Veloso, Gilberto Gil y María Betania, basta viajar cinco horas y media en avión hasta São Paulo y tomar otro vuelo de dos horas y veinte. Lo mejor es quedarse unos días en São Paulo. Es la cuarta ciudad más grande del mundo, la primera de Suramérica y le dicen la Nueva York suramericana por su oferta cultural, sus 15.000 bares, 71 museos, 70 shoppings , 12.000 restaurantes, el tráfico y sus más de 10 millones de habitantes.
Después del agite de São, alquile un carro y descubra las playas cercanas de São Sebastiao, Costa dos Alcatraces, Ilhabela y Ubatubay. Haga deportes extremos, turismo de aventura o relájese en las exclusivas posadas que hay. Tome de nuevo el carro o vuele a Río de Janeiro y de ahí sí salga para los resorts cinco estrellas en Salvador Bahía. Para cerrar con broche de oro, tome una avioneta y váyase para el Morro de Sao Paulo. Allá lo recibirá un tractor, los isleños llevarán en carretillas por la playa su equipaje a una de las cabañas. Lo rodearán tangas brasileñas, argentinas y chilenas, y quedará admirado con ellas y con el capoeira que practican en la playa. Solo podrá exclamar con el relajante y musical acento brasileño: ¡Uma caipirinha, por favor!

paquete brasileññno

° Río de Janeiro con Avianca desde US$749. Incluye: Tiquetes, 4 noches en Río con posibilidad de más noches o, por US$103, una extensión a Buzios de 3 días y 2 noches.

° Río de Janeiro y São Paulo desde US$817 con Varig. Incluye: Tiquetes. 4 noches en Río y dos en São Paulo, entre otros.

° Río de Janeiro y Salvador Bahía desde US$1.036 con Varig, Incluye: tiquetes, 4 noches en Río y 2 en Salvador de Bahía, entre otros.

Más informaciones: Avianca en los teléfonos 6000505 o 018000 514600 y en www.deskubra.net
Varig en los teléfonos 3507100 y 3508300 o ww.varig.com.br

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.