En más de dos décadas de existencia del Premio Simón Bolívar, pocos periodistas se han dado el lujo de contar que obtuvieron dos galardones en el mismo año. Ricardo Calderón, editor de Orden Público de la revista Semana, lo hizo y, aunque le huye a este tipo de reconocimientos, pasar por alto este hecho era imposible. Gracias a sus investigaciones se destapó el caso de las torturas en el ejército y la infiltración de los paramilitares en el Das, en un trabajo en conjunto con periodistas de Semana. Amante de los boleros, del tango y de la buena vida nocturna —esa que muchos creen conocer, pero que pocos realmente lo logran—, Ricardo, es el mejor ejemplo del buen periodismo investigativo. Como si fuera poco, es un gran amigo.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.