A mi hermana le diagnosticaron cáncer de estómago en agosto. Los doctores dijeron que estaba muy avanzado y que lo más seguro es que fuera a morir en tres meses pero duró cinco. Después de agotar todas las posibilidades la dejamos internada en una clínica. Solo por la habitación y lo que los médicos llaman cuidados paliativos o para aliviar el dolor pagábamos $100.000 diarios, o sea tres millones en un mes. En consultas y drogas se nos iban entre $300.000 y $400.000. Sencillamente nos estábamos arruinando. A los tres meses el doctor nos dijo que si queríamos la podíamos cuidar en la casa pero, eso sí, debíamos tener una enfermera 24 horas. La primera persona que conseguimos nos cobraba el turno de 12 horas a $30.000. Duramos con ella otro mes, o sea que le pagábamos como dos millones además de consultas de $100.000 cada quince días. La droga se la administrábamos en la casa. Me acuerdo que la que más comprábamos era morfina al tres por ciento de 30 ml, que era como a $7.000 el frasco. Duraba poquito porque estaba sufriendo mucho. Pero eso no era nada. Una amiga que tiene un primo con SIDA me contó que, solo en medicamentos, a la familia se le van como tres millones de pesos.

El último mes conseguimos una enfermera que nos cobraba las 24 horas a $40.000. Con ella sí pudimos ahorrar un poco. Hasta ese momento habíamos sacado de nuestro bolsillo unos quince millones de pesos pero después de su muerte, que fue en diciembre, vinieron los gastos del funeral. En esos cinco meses gastamos 20 millones de pesos.

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.